Lisbeth Vindas
Lisbeth nació al puro frente del mar. Sus pies se acostumbraron a sentir los surcos de arena entre cada dedo y así fue creciendo, al ritmo de las olas y tostándose al sol jacobeño.