Consejos para dar seguimiento a tus finanzas

  • Conversemos

  •  

Si ya hiciste los números, de nada sirve dejarlos ahí a un lado y seguir gastando sin mayor control.

Además de sumar y restar, hay una parte muy importante del presupuesto: el seguimiento.

"Si por tercer mes consecutivo hay que reparar el motor del carro, quizás sea la hora de ir alistando un cambio."

Cada mes hay que dedicar un rato a estudiar si vos y tu familia cumplieron las metas propuestas, o si se sobregiraron y cuál fue la razón.

Hay que pasar de una cultura de gasto, en la que el dinero familiar sale sin control, a una cultura de ahorro, en la que todos cuidan sus finanzas para cumplir grandes metas. Aquí te damos algunas claves para que la revisión del presupuesto sea provechosa.

­Tenés que reunir a la familia periódicamente para conversar entre todos de lo que están haciendo bien y lo que pueden mejorar. Es bueno crear metas de ahorro colectivas y convertirlas en un ejercicio colectivo y entretenido.

­Al hacer la revisión, recordá que los gastos van a asociados a tus ingresos: si te pasás mucho más allá de tus posibilidades, y ocurre en varios meses seguidos, es posible que terminés rellenando los agujeros financieros con deudas no recomendables, como tarjetas de crédito o préstamos de urgencia.

­Si el primer mes las cuentas no te salieron, hay que seguir adelante. Antes de lo que pensás los números te van a empezar a cerrar bien, si continúas haciendo y revisando el presupuesto con disciplina y dedicación.

­Los números no te deben agobiar. Son operaciones sencillas que puede hacer cualquier calculadora o computadora; lo relevante es comprender qué hay detrás de esas cifras y cómo podés mejorarlas.

­Hay que revisar cada año y ajustar algunos rubros del presupuesto. Por ejemplo, el marchamo puede aumentar y los gastos de los hijos van cambiando. ¡Los niños crecen demasiado rápido!

­Es importante entender tu patrón de gastos, con base en comparaciones en el mediano y largo plazo. Si por tercer mes consecutivo hay que reparar el motor del carro, quizás sea la hora de ir alistando un cambio. Si todos los años hay que reparar goteras en julio, ahí tenés un problema que atender.