¿Sos trabajadora independiente? Calculá tu propio aguinaldo

  • Conversemos

  •  

La realidad del país cambia, la economía toma otros rumbos y las tendencias se adaptan al entorno.  En general en Latinoamérica y como patrón repetido también en Costa Rica, la mitad de la fuerza laboral trabaja de forma independiente.

Ninguno de estos trabajadores, entre los que talvez te encontrás vos, recibirá en diciembre un aguinaldo, como lo tienen por ley los asalariados, monto al que también se le conoce como decimotercer mes.

Aquí te recomendamos cómo alistar por tu propia cuenta ese ingreso extra, tan valioso a la hora de afrontar los gastos y compromisos de diciembre, o bien, reforzar metas de ahorro.

Lo ideal sería empezar a crearlo desde principio de año, pero ya que estamos a la mitad, al menos podemos pensar en medio aguinaldo al que incluso, si está dentro de tus posibilidades, le podés hacer aportes extraordinarios.

Davivienda, ahorro, presupuesto
Si es trabajador independiente debe organizar sus gastos para enfrentar los compromisos de fin de año. FOTO: ampliar

Hay algunos conceptos básicos que debés tener en cuenta para diseñar una especie de bono navideño:

El aguinaldo, en definición técnica, es la suma de todos los salarios ordinarios y extraordinarios devengados durante doce meses y dividido entre doce. Aquí se incluyen, por ejemplo, las bonificaciones adicionales que pagan algunas empresas, aunque se excluyen las incapacidades prolongadas.

Si trabajás en lo propio, es posible que no todos los meses tengás los mismos ingresos, pero al menos podés establecer un promedio.

Tomá ese promedio mensual como referencia y dividilo entre doce, para saber cuánto dinero deberías guardar cada mes. Estamos hablando de separar el ocho por ciento de los ingresos, lo cual no debería ser una meta tan complicada.

En cuanto a la forma de ahorro de ese dinero, no lo guardés bajo el colchón: buscá algún tipo de cuenta en el que mensualmente podás hacer aportes y ojalá no te permita sacar nada antes de la fecha pactada.

Si sabés que ese "aguinaldo" será invertido en gastos ineludibles, entonces anotálos en una lista para saber si todos podrán ser cubiertos o al menos una parte.