Diez consejos de ahorro cotidiano

  • Conversemos

  •  

Ahorrar es más sencillo de lo que creés. Basta con ajustar algunos hábitos y tu flujo de caja será mucho mejor al final del mes. Recordá: todos los gastos, grandes y pequeños, suman para el presupuesto final.

Davivienda, ahorro
Llevá al trabajo el almuerzo listo. Unos minutos extra en la cocina permitirán gastar menos en restaurantes. Hacé los cálculos y verás que vale la pena. FOTO: ampliar

En la casa

-Llevá al trabajo el almuerzo listo. Unos minutos extra en la cocina permitirán gastar menos en restaurantes. Hacé los cálculos y verás que vale la pena.

-Alistá la merienda para el trabajo o la U. Es mucho más barato comprar el refreso, las galletas o una fruta en el super que en la soda de la esquina. Son montos pequeños, pero en el largo plazo implica ahorro.

-Pagá en línea los servicios públicos, deudas bancarias, etc.. Implica menos gastos de transporte y te permitirá ahorrar uno de tus recursos más valiosos: el tiempo.

-Ahorrá agua y energía. Además de ayudar al medioambiente, tus recibos serán más pequeños el próximo mes. Aunque la rebaja parezca diminuta, recordá que en el largo plazo sí pueden ser montos significativos.

-Hacé una lista a la hora de ir al super. Así, podrás tener una idea de lo que vas a gastar, y si tenés algún antojo estando en el lugar, sabrás con exactitud cuánto te estás pasando en el presupuesto.

Transporte

-Si andás en carro, aseguráte de que la cajuela y los asientos desocupados vayan lo más libres posible. Esto implica un significativo ahorro de gasolina; lo notarás la próxima vez que vayás a llenar el tanque.

-¿Vale la pena viajar tanto en taxi? Tal vez saliendo de la casa solo unos minutos antes podemos aprovechar otra opción de transporte más barata.


Tiempo libre

-Buscá ofertas en hoteles o lugares de recreo. Al planificar unas vacaciones con tiempo, podrás conseguir formas de bajar algunos costos.

-¡A moderar los excesos! Un buen mes de ahorro se nos puede ir al barranco en una sola noche de despilfarro. Por eso, al salir es bueno tener un límite de cuánto queremos gastar.

-Revisá los gastos y decidí dónde más recortar. Al tener claro en qué se te va el dinero, sabrás dónde pasar un poco la tijera. Vos sos tu mejor analista financiera.

Etiquetas