Estoy en números rojos, ¿qué hago?

  • Conversemos

  •  

El ideal es siempre vivir con números en negro, o sea que el presupuesto familiar termine holgado y hasta quede un poco para reserva de ahorro o hasta para darse un gustito.

Ese es el objetivo, pero sabemos que en términos reales a veces las cifras en rojo inevitablemente aparecerán. Lejos de que eso te cause una preocupación innecesaria, mejor sentáte con calma, respirá profundo y empezá a entender las causas y las posibles soluciones.

Davivienda, ahorro
Aunque todos quisieran ir a la playa, comprar una nueva pantalla, etc. lo mejor será obligar a todos en la casa a poner los pies sobre la tierra y decirles que será un mes de austeridad. FOTO: ampliar

¿Qué pasó?

La cita médica inesperada: Un quebranto de salud imprevisto de algún miembro de la familia obligó a recurrir a una consulta médica y a la compra de medicinas recetadas.

Servicios altos: Los recibos de consumo de servicios básicos como la luz, el agua y el teléfono,  tuvieron un incremento atípico.

La tasa del préstamo subió: La mayoría de créditos se rigen por intereses variables y un cambio de indicadores puede transformarse en una mensualidad más alta.

Irresponsabilidad: Incurrimos en gastos que no debíamos hacer y lo mejor es no ser autocomplacientes y aceptarlo: se nos pasó la mano.

¿Y ahora qué hago?

Los recortes posibles: Por ejemplo, qué te parece si esa costumbre de comer los domingos afuera se reduce en este mes a solo dos almuerzos. O qué tal si no vamos al cine mientras nos estabilizamos.

Los ahorros controlables: Hablá claro con toda la familia y analicen qué están haciendo diferente para que el consumo de electricidad haya subido tanto. ¿Más luces? ¿Duchas muy prolongadas?

¿Mucho uso del horno? Una vez que lo identifiquen, cambien el hábito.

Los inevitables: Es el caso de las tasas de los préstamos eso no está en tus manos, por lo que en este caso lo único que podés hacer es estar atenta al comportamiento de los indicadores (como la tasa básica pasiva) para tomar previsiones.

Aterrizar: Aunque todos quisieran ir a la playa, comprar una nueva pantalla, etc. lo mejor será obligar a todos en la casa a poner los pies sobre la tierra y decirles que será un mes de austeridad y todos deben cooperar.