Tres sencillas formas de ahorrar

  • Conversemos

  •  

¿Cuántas veces has encontrado monedas tiradas en algún rincón de la casa? O bien, te ha pasado que tenés que botar algún alimento vencido, o ya no sabés dónde acomodar ese aparato que hace tiempo ya nadie usa.

Detrás de cada una de esas sencillas cosas podría haber una forma de ahorro que le servirá a la familia para otros gastos necesarios, así que te recomendamos empezar a aplicar costumbres como las que explicamos a continuación.

Colocá alcancías por toda la casa

Conseguí varios recipientes o alcancías y colocalos en diversas partes de la casa. Deciles a todos que depositen ahí esas monedas que quedan al final del día en la bolsa del uniforme o en los bultos.

Davivienda ahorro
Vender productos en Internet es una opción para aumentar los ingresos. FOTO: ampliar

Incluso, cada alcancía puede rotularse con un fin específico. Por ejemplo: "Vacaciones", "Tamales", etc. Así cada quien va a elegir el propósito para el que dona sus monedas. Verás que al final del año la suma ahorrada será significativa.

Planeá la compra

Antes de realizar la compra mensual o quincenal en el supermercado, pedile a cada miembro de la familia que anote los productos que normalmente necesita y que revise bien cuánto hace falta de cada cosa, para no terminar acumulando más de la cuenta.

Si, por ejemplo, los niños piden jugos, explicales que todavía quedan algunos. Estos deben acomodarse de primeros; los nuevos van atrás, para evitar vencimientos que te harían perder dinero.

Una fuente de ingresos

En la actualidad, las facilidades que da Internet para convertirse en vendedor son muchas, pues existe una gran cantidad de páginas en las que podés vender cualquier artículo y generar dinero para el ahorro familiar.

Hablá con todos los miembros de la casa y pediles que hagan un inventario de las cosas que ya no necesitan. Luego, entre todos, pongan precios y busquen la mejor forma de venderlos.

La gama de cosas en desuso en una casa puede ir desde bicicletas, pasando por máquinas de ejercicios, hieleras, hasta sillones y otros muebles. Ese es dinero ocioso, así que atrevete a sacarle provecho.

Etiquetas