¿En qué se me va la plata, si yo no gasto tanto?

  • Conversemos

  •  

Al ahorrar y gastar, cada colón es importante.

Aunque creamos tener buenos hábitos financieros, si no llevamos un adecuado control de los gastos, el dinero se nos puede estar escapando por grietas que ni sospechamos.

Lo importante es hacer un presupuesto, anual, mensual, semanal, etc. Entre más corto sea el plazo, más detallada deberá ser esa proyección.

Ese presupuesto nos dirá cuánto podemos gastar. Pero no nos podemos quedar ahí.

Debemos anotar todos los gastos para saber, con exactitud, cuánto está saliendo de la cartera.

Los gastos grandes son muy fáciles de registrar: siempre tenemos claro lo que costó la pantalla plana de la sala, o el hotel para el viaje a la playa. El problema podría estar en las pequeñas cosas que, una vez sumadas, nos pueden provocar el déficit a fin de mes.

Davivienda
Los gastos pequeños son los más difíciles de registrar y son los culpables de vaciar nuestras carteras. FOTO: ampliar

Por ejemplo, digamos que a la hora el café de la tarde acostumbrás gastar 1.500 colones.

Es una suma baja, ¿verdad? Resulta que al final de la semana, si vas todos los días, ese gasto se convirtió en 7.500 colones. A final de mes, va a pasar de los 30.000. Y al año, nada más imaginate.

Ya es un monto que puede empezar a desestabilizar. En algunas empresas, incluso, es posible pagar en la soda con el carnet de empleados; ahí es todavía más grande la posibilidad de no llevar control de los gastos, pues una ni siquiera ve la plata salir en el momento.

Pensemos también en los taxis. Un viajecito por aquí, otro por allá, cada uno de recorridos y montos pequeños. ¡Hay que sumarlos! Así, tendrás claro cuánto estás pagando en medios de transporte, y a lo mejor te llevás una sorpresa.

La disciplina, no la herramienta

No importa cuál es la herramienta que usés para llevar el presupuesto. Si estás familiarizada con el programa Excel, que es posible encontrar en muchas computadoras, sería una buena forma de hacer las cuentas. Sin embargo, el papel y lápiz también puede ser una buena opción, si eso te hace sentir más cómoda.


Lo realmente importante es la disciplina a la hora de alimentar esa base de datos con todos los gastos. ¡Es hora de empezar a hacerlo! Se te va a notar.

Etiquetas