¿De verdad necesitás que compremos eso?

  • Conversemos

  •  

El deseo de los niños y jóvenes por pedir seguramente será insaciable, pues además es alimentado a cada instante por la publicidad que lo pone frente a lo más nuevo, lo más lindo y la necesidad (muchas veces ficticia) de estar “in”.Solo vos podés hablarle con la mayor claridad posible para dimensionar las cosas y enseñarle una serie de diferencias básicas que deben observarse desde lo más básico, que es el uso del lenguaje. Aquí te damos algunos términos cuya implicación debe ser claramente entendida por todos en la casa.

Davivienda, ahorro
Muchas veces nuestros hijos están expuesto a necesidades creadas. Hay que dialogar con los más jóvenes de la casa, y de paso autoexaminarte, para empezar a aplicar esa sencilla pregunta antes de caer en la compra compulsiva. FOTO: ampliar
1) Entender la diferencia entre gastar e invertir.  En este punto es importante que les hablés con ejemplos prácticos sobre las posibles diferencias. Es claro que lo que se paga en educación significa una inversión a largo plazo en la que se verán frutos de los que los más beneficiados serán ellos mismos.

Como contraste, mostrales cómo hay otros requerimientos de dinero que al final se transforman en meros gastos, como lo puede ser la compra de unas tenis nuevas cuando en realidad tenía unas similares prácticamente sin usar.2) ¿Lo necesitás o solo lo querés? Muchas veces nuestros hijos están expuesto a necesidades creadas. Sos vos quien debe dialogar con los más jóvenes de la casa, y de paso autoexaminarte, para empezar a aplicar esa sencilla pregunta antes de caer en la compra compulsiva. Es cierto que eso en la vitrina o en la foto del diario es hermoso pero, ¿realmente lo necesito en este momento?Claro que para dar más trascendencia a la decisión lo mejor es que les hagás ver el ahorro que implicaría guardar ese dinero y las otras cosas más urgentes que se podrían hacer con él.3) ¿Tiene que ser ese o hay opciones? Si no hubo forma de convencerlo, te queda la opción de ponerlo frente a varias alternativas. La oferta disponible de casi cualquier tipo de producto en Costa Rica es sorprendente, por lo que siempre hay más de una alternativa para un artículo. Entonces, dale las ideas para que lo piense bien.

4) Pensá en el futuro. A los niños y jóvenes hay que hacerles entender la importancia de los planes a largo y mediano plazo, porque ellos tienden a enfocarse en el disfrute del presente. Con el dinero no es la excepción y menos cuando aún no tienen del todo claro el valor de este en todos sus sentidos.

Allí es donde podés proponerles que se establezcan una meta concisa a un plazo relativamente largo. Un viaje dentro de dos años, el teléfono nuevo dentro de 12 meses, en fin, esas cosas que para ellos son tan importantes y para las que estarían dispuestos a apartar dinero.