Su ADN, y no su corazón, suele ser el que manda al elegir a su cónyuge

  • Conversemos

  •  

Las personas tienden a casarse con otras personas que tienen características similares, incluyendo la religión, edad, raza, ingresos, tipo de cuerpo, educación e, incluso, ADN.

Así lo determinó un estudio de la Universidad de Colorado Boulder en Estados Unidos, en el que se vio que los individuos son genéticamente más similares a sus esposos de lo que lo son respecto de los seleccionados al azar en una misma población.

El examen se hizo al genoma de 825 parejas, del cual observaron los lugares en que se sabe que el ADN comúnmente difiere entre los seres humanos.

Además, los investigadores compararon la magnitud de la similitud genética entre las personas casadas respecto de la similitud de sus perfiles académicos.

Ver y discutir peliculas romáticas con la pareja puede extender la vida de un matrimonio
FOTO: Shutterstock ampliar

Encontraron que la preferencia por un cónyuge genéticamente similar fue alrededor de un tercio más fuerte que la similitud educativa.

“Los hallazgos podrían tener implicaciones en los modelos estadísticos utilizados actualmente por los científicos para comprender las diferencias genéticas entre poblaciones humanas debido a que estos a menudo asumen el apareamiento al azar”, explicaron los científicos en el sitio de la universidad.

El estudio también constituye una base para futuras investigaciones que podrían explorar si se encuentran resultados similares entre otro tipo de relaciones humanas, como las de amistad o las laborales.

PUBLICADO: 28 de Mayo, 2014 AUTOR: