Las cuatro etapas para superar una ruptura amorosa

  • Conversemos

  •  

En la vida posiblemente todas hemos sufrido el desamor, sentir ese dolor cuando se creyó que todo sería felicidad, para luego reconocer la nueva realidad y plantearse la pregunta: ¿ahora cómo hago, ¿cómo supero este dolor?.

Puede que en este momento superar una ruptura no sea su principal preocupación pero, sí la de su amiga o su hermana, si es así le explicamos las etapas que deberá superar para continuar adelante y no morir en el intento, que de amor ya no se muere”, como dice la canción.

El proceso de superar una ruptura amorosa guarda similitud con un duelo por fallecimiento de un ser querido. En ambos casos hay que superar cuatro etapas.

Solo quien lo vive en ese momento es capaz de entender el verdadero significado de la ruptura amorosa en su vida.
Solo quien lo vive en ese momento es capaz de entender el verdadero significado de la ruptura amorosa en su vida. FOTO: Shutterstock.com ampliar


Primera etapa: reconocimiento de la pérdida, es decir aceptarlo , negarlo le impedirá continuar con su vida y hasta afectarle severamente, por ejemplo perder el contacto con la realidad.


Segunda etapa: poder desligarse de la persona o el objeto amado, es una etapa de muchas sobrecargas emocionales donde los recuerdos y vivencias del ser perdido resurgen.


Tercera etapa: surge una identificación con el ser perdido de manera que la persona lo incorpora a su ser y logra comprender el porqué sucedió.


Cuarta etapa: es el logro del trabajo del duelo, la persona logra reconectarse con el mundo y sentirse nuevamente libre para una futura elección. Freud refiere: " el duelo normal vence la pérdida de objeto... "Atravesando las fases del duelo se puede lograr la aceptación del dolor y de la pérdida, permitiendo al sujeto continuar con su vida, con el aprendizaje y la experiencia de la pérdida vivida", explica Sarita Alvarez, terapeuta de pareja.
 
El cambio abrupto que significa la ruptura de una relación de pareja requiere asimilar ese duelo para cerrar el ciclo de cada etapa y continuar la vida. La ruptura amorosa cambia el ritmo de la vida y obliga a replantearse.

El tipo de dolor que experimente uno u otro está marcado por la historia individual, es decir, la forma en que ha sido manejado el tema de la pérdida en la familia, del trabajo, de los proyectos presentes, así como el tiempo que usted defina quiere dar a su proceso de duelo.

“Muchas veces la persona que deja puede experimentar culpa y frustración por lo sucedido y obviamente la persona que queda se suma en un lugar de abandono y soledad. Es importante que en ambos casos se pueda abrir un espacio donde expresar lo que siente”, agrega la psicóloga.

PUBLICADO: 11 de Febrero, 2014 AUTOR: