¿Cómo superar cinco tipos de rupturas amorosas?

  • Conversemos

  •  

Cuando una relación amorosa llega a su fin es casi seguro que alguien resultará herido –es poco usual que ambos terminen por mutuo acuerdo– , usualmente quien deja tiene la tarea de recuperarse con más facilidad que el miembro de la pareja que es dejado. Este último  debe trabajar más por su bienestar personal.

Hay rupturas de rupturas y tácticas por montones, sin embargo cuando alguien acaba de “quebrar”, “cortar”, “romper” o “salir fletado” no visualiza con facilidad esa salida para sentirse mejor . Es entonces cuando hay que remendar el corazón como ayuda de estos cinco casos:

 El corazón de quien es dejado requiere de mayor esfuerzo para sanarlo y superar la ruptura amorosa.
El corazón de quien es dejado requiere de mayor esfuerzo para sanarlo y superar la ruptura amorosa. FOTO: Shutterstock.com ampliar

1. Una pareja de novios a punto de casarse y alguno de los miembros fue plantado. Es necesario considerar cómo estaba la relación en función de la seguridad yla confianza, esto permitirá comprender qué sucedió. Al ser una situación traumante es importante buscar ayuda profesional para procesar bien lo ocurrido y aceptar la pérdida de la pareja.

2. Una pareja con una relación a distancia. Comprender que el factor distancia pudo ser el detonante más importante. La distancia, otra cultura, el mal de patria, la renuncia a actividades personales, la diferencia de horario, la desconfianza, el poco conocimiento de las amistades o familiares son solo algunas de las causas comunes. En este caso es importante hablarlo todo antes de decir adios. Al fin de cuentas será difícil volver a comunicarse. Este tipo de ruptura tiene una ventaja, pues la distancia permite establecer otra rutina, evita momentos engorrosos en los que tengan que encontrarse y permite visualizar de una forma más tangible el capítulo cerrado... lo que debe es mirar hacia adelante y no culparse ni culpar al otro por lo sucedido.

3. Una pareja que trabaja en el mismo lugar. Intentar comprender que eran colegas o compañeros antes que pareja, habrá que asumirlo nuevamente así, o el trabajo se verá afectado. En estos casos es mejor buscar ayuda para lograr superar el duelo sin poner en riesgo su puesto. Mantener su desempeño con el mismo profesionalismo de siempre y en caso de tener que compartir tareas hacer caso omiso a la relación previa.  Tenga claro que el resto de compañeros de trabajo no deben sufrir las consecuencias de la ruptura, ni mediar como cupido, pararrayos o mensajeros.

4. Una pareja cuyo detonante fue la infidelidad de alguno Superar la infidelidad no es tarea sencilla para la parte ofendida pues esta última tendrá que lidiar con el "¿por qué a mi? o ¿qué hice para merecerlo?”, pero también se experimentan muchos sentimientos de enojo, entre muchos otros. Para lograr superar este duelo es importante reconocer qué sucedió, hacer una comparación de antes, durante y después de descubrir la infidelidad, eso permite resignificar la relación y tener un pensamiento más racional. Es necesario tener claro el momento en que se perdió el vínculo que permitió la intromisión de un tercero en la relación. No tome decisiones con el hígado, intente tranquilizarse para tener la capacidad de analizar todo y pensar en su futuro.

5. La ruptura para la amante cuando alguien tiene el rol de amante de una persona casada siempre estará en una posición de duda, incertidumbre e insatisfacción. Para el/la amante, la ruptura puede ser sumamente dolorosa –en el caso de haberse enamorado profundamente– pues ahora tiene que cargar en silencio su luto, de forma que tendrá que asumir con mayor valentía la separación, curar las heridas y trabajar muy fuerte en su autoestima y en sus objetivos para el futuro.

Mirar cada regalo, las fotos tomadas, las cosas que compraron entre los dos o la ropa que dejó en el apartamento pueden convertirse en una sancadilla si lo que desea es olvidar, o al menos superar la ruptura.
Mirar cada regalo, las fotos tomadas, las cosas que compraron entre los dos o la ropa que dejó en el apartamento pueden convertirse en una sancadilla si lo que desea es olvidar, o al menos superar la ruptura. FOTO: Shutterstock.com ampliar

¿Y los peluches?
Cuando se da la ruptura de una relación larga o que parecía muy consolidada es común que salte la gran duda de qué hacer con los regalos que le dieron, si dejarlos, guardarlos, botarlos, regalarlos o devolverlos; en cuyo caso es un decisión absoluta de quien recibió el obsequio.

En el caso de objetos o bienes comprados por los dos, pueden considerar si es algo muy costoso ponerlo a la venta y repartir el dinero de forma justa, sin embargo otros prefieren  despojarse por completo de los recuerdos debido al dolor que esto genera y renuncian a su parte para iniciar el proceso del duelo, como recomienda la psicóloga Sarita Alvarez.

Es importante que cada persona se reconozca en sus necesidades emocionales para entender la manera de salir de tan dolorosa situación. Cada uno debe defender sus deseos e intereses y asumir que la felicidad y el bienestar del corazón depende –en gran medida– de mis decisiones y de cuánto quiera sanar el corazón.

Fuente: Sarita Alvarez Psicóloga, Hospital Clínica Bíblica. Tel:(506)2522-1000.

PUBLICADO: 12 de Febrero, 2014 AUTOR: