Sexo anal: todo lo que debe saber antes, durante y después de hacerlo

  • Conversemos

  •  

Frases como: "es antinatural" o "por ahí salen, no entran cosas", son frecuentes al hablar de sexo anal. Sin embargo, el ano es una zona erógena. Estimular esta parte correctamente puede ser igual de satisfactorio que con los genitales.

El sexo anal no tiene nada que ver con la orientación sexual; cualquier hombre y mujer, sin importar sus preferencias sexuales, puede disfrutar de este tipo de sexo.

Conocer el cuerpo es una de las partes más importantes, autoexplorar la zona y acariciarla hará más fácil la penetración, además sabrá con mayor certeza qué pedirle a su pareja para tener satisfacción.

"Es importante que sea un interés genuino. Es algo que puede generar molestias, inclusive mucho dolor; hasta puede afectar de manera moral. Entonces ambas partes deben estar de acuerdo al hacerlo", comentó Marianela Arias, sexológa de la marca Durex.

Antes de:

  1. Procure lavarse siempre antes del sexo anal (tanto el pene como el ano).
  2. Utilice jabón para el área genital y evite los que son perfumados, ya que estos pueden resecar el área y propiciar infecciones. Muchas personas prefieren tener una mejor preparación, lo que involucra duchas anales, enemas y evacuación del recto.
  3. Es recomendable comer un día antes cosas verdes como ensaladas y frutas. Una alimentación rica en fibra no solo hará que los movimientos intestinales sean mejores, sino que mantendrá más limpia la zona.
  4. Evite comer alimentos irritantes que puedan producirte dolor al evacuar. Considere que la comida tarda de 16 a 30 horas en llegar al final del tracto digestivo, tal vez quiera evitar ciertos alimentos un día antes de la acción.
  5. Ir al baño antes es de suma importancia.

Durante:

  1. El juego previo es muy importante. Empezar dando sexo oral en la vagina y luego en el ano para lograr un grado alto de excitación.
  2. Debe iniciar gradualmente. Después del sexo oral, puede meter el dedo más pequeño, luego el dedo conocido como "el del centro", posteriormente dos dedos y así poco a poco, para ir dilatando. (si tienen algún juguete que se efectivamente para uso anal, sería perfecto utilizarlo).
  3. Lubricar bastante la zona con un lubricante artificial, esto porque el ano no tiene lubricación natural.
  4. Usar preservativo evitará la contracción de cualquier enfermedad y los dejará disfrutar con más seguridad de la experiencia.
  5. Estar lo más relajada posible y respirar profundo. Quien recibe la penetración debe tener el control, si es algo que le está incomodando, ambos deben parar.
  6. Durante la penetración, la persona que recibe el sexo anal es la que se va a mover, decide el ritmo, qué tan profunda puede ser y es la que se va a mover ante la penetración. Esto, porque es la que siente dolor o placer, entonces debe decidir el grado del ritmo.
  7. Es importante recalcar que no siempre las primeras veces se obtiene un resultado placentero.

Después:

  1. Si va a tener sexo vaginal después de anal (o viceversa) es muy importante que cambie el condón. Lo mismo aplica para los juguetes, de lo contrario, es más fácil contraer una infección vaginal o urinaria.
  2. Tener toallitas limpiadoras a la mano para después del acto limpiar la zona.

Uno de los mitos es que el sexo anal puede estirar los músculos de manera irreversible. En realidad, es el esfínter el que realiza esas acciones de contraer y liberar. Para tener sexo anal placentero, lo ideal es estar relajado para que pueda haber una penetración sin dolor.