Para evitar pelear con su cónyuge, revise sus niveles de azúcar en sangre

  • Conversemos

  •  

“Un simple factor que a menudo es pasado por alto, como el hambre causado por los bajos niveles de azúcar en la sangre, puede desempeñar un papel clave en las discusiones maritales”, dice Brad Bushman, investigador de la Universidad Estatal de Ohio.

Bushman se refiere así a los descubrimientos que hizo recientemente, tras monitorear durante tres semanas a 107 parejas casadas y medir diariamente sus niveles de glucosa.

El investigador observó, en un experimento, que los que solían tener los niveles más bajos de glucosa fueron los que sonaron ruidos desagradables a un volumen más alto y durante más tiempo a sus parejas, en comparación a los que solían tener niveles más altos de azúcar en sangre.

El otro experimento realizado, por Bushman y su equipo, consistió en pedirles que llenaran un cuestionario en el que se evaluó el nivel de satisfacción que tenían con la pareja.

Luego, se les dio un muñeco que representaba a su cónyuge y 51 pines.

Al final de cada día, durante 21 días consecutivos, los participantes insertaron de 0 a 51 alfileres en el muñeco, dependiendo de cuán enojados estaban con sus cónyuges.

“A menores niveles de glucosa en la sangre de los participantes, más pines insertaron en el muñeco, independientemente de la satisfacción que dijeron sentir con sus pareja”, afirmaron los investigadores en el sitio de la universidad.

Los investigadores también vieron que los que incrustaron más alfileres en el muñeco también fueron los más propensos a sonar los ruidos desagradables más fuertes y por más tiempo.

"A pesar de que el cerebro es sólo el 2% de nuestro peso corporal, consume un 20% de las calorías: es un órgano muy exigente en términos de energía"

¿Por qué los bajos niveles de azúcar en la sangre hacen que la gente sea más propensa a la ira y la agresión?

Bushman explica que la glucosa es el combustible del cerebro.

“El autocontrol es necesario para hacer frente a la ira y a los impulsos agresivos. Para lograrlo, se necesita energía y esa energía es proporcionada en parte por la glucosa”, explicó. "Es un consejo simple, pero funciona: antes de tener una conversación difícil, asegúrese de no tener hambre".

PUBLICADO: 05 de Mayo, 2014 AUTOR: