El coqueteo es difícil de detectar, dice estudio

  • Conversemos

  •  

Siete de cada 10 hombres no detectan cuando una mujer coquetea con ellos; pero para las mujeres la cifra es de ocho de cada decena.

Esa es la conclusión a la que llegó un estudio hecho por la Universidad de Kansas en el que participaron más de 100 personas.

"El afecto no se sostiene por atracción fisica."

Selecciondos al azar, dos extraños debían conversar durante 12 minutos en lo que creyeron era un estudio sobre las primeras impresiones de la gente.

Luego, en un cuestionario se les preguntó si coquetearon durante esos 12 minutos y si percibieron coqueteo de su contraparte, explicaron en el sitio de la universidad.

El 80% acertó cuando dijeron que no había ocurrido coqueteo pero cuando sí lo hubo, solo 36% de los hombres y 18% de las mujeres lo detectaron.

“Si usted piensa que alguien no está interesado en usted, es muy seguro que esté en lo correcto; pero si alguien si lo está, probablemente, perdiste la oportunidad", comenta el investigador Jeffrey Hall.

Otro estudio, también realizado por él, refuerza su hipótesis.

En él, se les pidió a 250 personas ver un pedazo de alguno de los videos grabados durante el estudio anterior y comentar si creía que las personas estaban coqueteando.

Los observadores no fueron mejores que los primeros en detectar el coqueteo: cuando no ocurrió, hubo un 66% de precisión; cuando sí ocurrió, solo 38% del total se dio cuenta, explicaron los investigadores.

De nuevo, la tasa más baja de detección del coqueteo (22%) se vio en las mujeres que observaron a los hombres “ligando” y tanto hombres como mujeres se percataron con más facilidad cuando ellas estaban coqueteando.

En opinión del investigador, esto se debe a que las mujeres suelen ser más claras cuando están interesadas y cuando no.

El psicólogo Rafael Ramos tiene un criterio distinto: “los hombres bajo el mito del ‘macho seductor’ incursionan más fácilmente en estos patrones (de seducción) que la mujer, pues la feminidad sigue teniendo patrones pasivos respecto a conductas de conquista, coqueteo, iniciativa”.

En su opinión esto no debe ser así.

Por un lado, piensa que el hombre no debería seguir atizando el estereotipo machista del “latin lover”, y por otro, que la mujer no debe seguir “castrándose afectivamente”.

Además, dice que no es sano el coqueteo invasivo y recurrente, pues puede constiuirse en un mal hábito que traen problemas cuando se quiere tener una relación.

Pareja
En los seres humanos, la sexualidad responde a patrones afectivos que se construyen en las normas sociales FOTO: Shutterstock.com ampliar

“Si ya está en una relación, con más razón no cabe el coqueteo, subraya”.

Mejore el coqueteo. Hall recomienda a los que quieren mejorar su coqueteo fijarse en el lenguaje no verbal de la persona y estar abierto a la posibilidad de que la gente puede sentirse atraída por su persona.

“No asuma que todos están coqueteando con usted pero sí considere la posibilidad de que algunos lo estén”, comentó.

Además, recomienda ser directo. “Si usted está tratando de hacerle llegar el mensaje a alguien, es importante hacerlo claramente: pregúntele a esa persona cuándo pueden verse y trate de averiguar si ya se encuentra en una relación. Estas dos preguntas usualmente se perciben como signos de que una persona está siendo más que amable”, explica.

Ramos recomienda a ambos sexos ir más allá.

“El coqueteo, en los solteros, en la gente sin pareja, puede ser un medio inicial de acercamiento que posibilite abrir frecuencias de cercanía, pero las personas no deben concentrarse solo en el coqueteo por atracción por que esto crea una imagen falsa, a veces sobreidealizada de la persona que nos atrae. El tema, tiene que orientarse hacia una afectividad más sana, que permita a las personas conocerse a fondo: sus valores, principios, cosmovisión, en aras de crear relaciones sanas con proyección”, recomienda.

PUBLICADO: 27 de Junio, 2014 AUTOR: