No lograr quedar embarazada tras intentarlo puede generar estrés que dificulte aún más el conseguirlo

  • Conversemos

  •  

Tener dificultad para quedar embarazada puede ser una experiencia estresante para cualquier pareja.

El problema es que este estrés puede afectar la capacidad de quedar embarazada, descubrió un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Ohio.

Para llegar a esta conclusión, analizaron muestras de saliva de 501 mujeres estadounidenses de entre 18 y 40 años de edad que no tenían problemas de fertilidad conocidos y que apenas habían comenzado a tratar de concebir.

Los análisis los realizaron durante 12 meses o hasta que quedaron embarazadas. En este periodo, el estudio determinó que las mujeres con altos niveles de alfa -amilasa -- un indicador biológico de estrés medido en la saliva— eran 29% menos propensas a quedar embarazadas cada mes en comparación con las mujeres que tenían bajos niveles de esta enzima en su saliva.

Además, las que tenían altos niveles de ese biomarcador tenían más del doble de probabilidades de cumplir con la definición clínica de infertilidad. Esta se define como la imposibilidad de quedar embarazada después de tener relaciones sexuales de manera regular y sin protección por un periodo de 12 meses.

"Este es el segundo estudio en el que hemos demostrado que las mujeres con altos niveles de los biomarcadores de estrés alfa-amilasa salival tienen una menor probabilidad de quedar embarazadas, en comparación con las mujeres con bajos niveles de este biomarcador”, dijo, en el sitio de la universidad, Johnson Lynch, uno de los investigadores.

Lynch dijo que los resultados de esta investigación deberían alentar a las mujeres que están pasando por dificultades para quedar embarazadas a buscar cómo manejar el estrés mediante técnicas de relajación como el yoga, la meditación y la respiración consciente.

También considera necesario que las parejas no se culpen a sí mismas si están experimentando problemas de fertilidad.

Aún así, recordó que el estrés no es el único, ni el más importante factor involucrado, en la capacidad de una mujer para quedar embarazada.

PUBLICADO: 01 de Abril, 2014 AUTOR: