Enamórese con un masaje

  • Conversemos

  •  

¿Qué piensa regalarle a su ser querido en el día de San Valentín? ¿Chocolates? ¿Flores? Según el terapeuta holístico Ricardo Hernández, es momento de dejar atrás las convenciones y considerar un obsequio más excitante. La sugerencia de Hernández es un masaje, pues "disminuye el estrés, genera paz y nos hace sentir placer y gozo" explica. Ahora bien, si el masaje se realiza con el ser querido, los resultados positivos son mayores.

Además de los beneficios propios del tratamiento, el masaje en parejas resulta ideal para generar una mayor conexión con el otro, eliminar tabués y levantar la libido. "Un masaje en parejas definitivamente tiene un grado de sensualidad. Normalmente este tipo de masaje se hace con una pareja de terapeutas, el terapeuta varón le hace el masaje a ella y la masajista a él. Eso sí, tiene que haber una buena conexión entre los terapeutas de modo que se dé un flujo de energías entre las cuatro personas que están en el lugar".

La intimidad relacionada con el tacto, así como mirar como alguien más genera relajación y placer en nuestro ser querido, tiene un efecto muy positivo de conexión. 
Anatomía del masajeOtro aspecto importante, que debe considerarse en el masaje en pareja, es el tipo de movimientos que debe realizar el terapeuta. Los movimientos deben ser largos, fluidos y lentos puesto que el objetivo es la relajación.

A diferencia de otros tratamientos, donde se busca aliviar contracturas u otras condiciones, este tipo de masaje no debe doler en lo absoluto. No es un masaje profundo y tampoco es un masaje rápido, más bien se trata de un masaje con pases muy largos y suaves por todo el cuerpo que despertará la sensibilidad de la persona. "Se buscan que ambos lleguen a estar tan relajados que después del masaje tengan una velada aún más placentera" explica Hernández.


El especialista detalla que con un masaje de este tipo se estimulan puntos que amplifican la libido, asegurando una una relación sexual más satisfactoria. Se identifican que existen tres zonas erógenas en el cuerpo: primarias, secundarias y terciarias. "En un masaje en parejas, los terapeutas van a estimular sólo las zonas erógenas secundarias. Se trata de partes del cuerpo donde la persona puede empezar a sentir placer", detalla Hernández. La nuca, que estimula el sistema nervioso y ayuda a la relajación; así como la parte baja de la espalda, la cara interna de los muslos y los glúteos, que se encuentran vinculados a los genitales; son zonas claves para este tipo de masajes. Las otras zonas erógenas quedan para ser estimuladas por la pareja en la intimidad.

Un masaje funciona igual para cualquier edad, tanto parejas jóvenes como maduras. De hecho entre más madura la pareja los beneficios son más "No hay límite de edad, pero sin duda las personas maduras se relajan mejor y disfrutan más puesto que no tienen tanto pudor. Además son lo suficientemente maduros como para no preocuparse porque la pareja está siendo tocada por alguien más".Lo que no cabe duda es que se trata de un excelente regalo, una experiencia que al hacerse con la persona querida es aún mejor. 


Masajes en la alcoba

Además de los tratamientos elaborados específicamente por terapeutas para parejas, usted también puede  hacer algunos masajes en la intimidad. 


  • Lo primero que debe saber es que se intenta prolongar el máximo posible la penetración, con el fin de generar mayor excitación. 
  • Remueva anillos y similares de sus manos, además cuide que sus uñas no dañen a su pareja. 
  • Prepare la habitación o zona en que va a realizar el masaje. Cuide que no esté frío y que sea cómodo para ambos. 
  • Use algún aceite para masajes, preferiblemente con aromas estimulantes.
  • Estimule primero las zonas secundarias, hágalo suave y lento. Ojalá con movimientos largos, también puede hacer pequeñas vibraciones en la zona baja de la espalda. 
  • Luego de estimular las zonas secundarias, el cuerpo de su pareja está listo para estimular las  zonas secundarias y finalmente las terciarias.



Zonas erógenas.


  • Zonas terciarias: nuca, zona inferior de la espalda (sacro), lóbulos de las orejas, pliegues de los glúteos, cara interna de los muslos.
  • Zonas secundarias: boca y los genitales
  • Zonas primarias: nariz, oído, manos, ombligo, parte de atrás de la rodilla, dedo gordo, ano. (Sólo se van a estimular si existe mucha excitación)


Fuentes: Terapeuta holístico Ricardo Hernández (Tel.: 8869-2198) y www.sexologiaclinica.es.

PUBLICADO: 13 de Febrero, 2015 AUTOR: