Su pareja puede ser, o no ser, el impulso para llevar un estilo de vida saludable

  • Conversemos

  •  

Al vivir en pareja, se comparte la cocina. Por eso, cuando uno de los cónyuges cambia la dieta, suele bajar el peso de los dos.

Del mismo modo, cuando uno hace ejercicio, es probable que se influencie el comportamiento del otro para que haga lo mismo.

Similarmente, si uno de los dos no tiene un estilo de vida saludable, es probable que el otro se inhiba de hacer algo para revertir la situación.


Estos son los descubrimientos que realizaron científicos de la UCLA, luego de analizar miles de horas de grabaciones de video de parejas casadas que hablan entre sí sobre su salud y su estilo de vida.

Ellos detectaron que es clave la forma en que se motiva a la pareja a tener un estilo de vida saludable porque podría sentirse irrespetada si se le plantea el tema como una exigencia, mientras que podría no entender por qué debe cambiar si se le dice que se le ama tal cual es.

Thomas Bradbury recomienda que se motive a la pareja de forma que no se sienta amenazada y que no deje de sentirse amada tampoco.

Recordar mutuamente los beneficios de tener un estilo de vida también podría ayudar.

"Cuando hacemos más ejercicio y comemos mejor, mejorar nuestro estado de ánimo. Manejamos mejor el estrés, la calidad de nuestro sueño mejora y estamos mentalmente más atentos. También nuestro desempeño sexual mejora, nos acercamos a nuestra pareja y nos sentimos más contentos en nuestra relación”, dijo en el sitio de la universidad.