15 usos para los lubricantes íntimos (desde los más obvios hasta los menos comunes)

  • Conversemos

  •  

Los lubricantes se asocian a las relaciones sexuales y sí, son un gran aliado para divertirse en pareja, pero también tienen otros usos menos difundidos, como ayudar a sacar ese anillo que se le quedó atorado en el dedo o su función humectante para evitar los labios resecos.

La clave esta en la calidad del lubricante. Cuando se trata de un lubricante a base de agua, donde sus componentes no sean aceites ni activos que puedan generar irritaciones, infecciones o efectos secundarios, los usos pueden ser aún mayores.

Si bien la función principal de un lubricante íntimo (según la mayoría de los ginecólogos) es ser paliativo de la resequedad vaginal, cuando se trata de un buen lubricante las posibilidades son tantas como lo permita la creatividad.

1. Para decirlo todo sin decir mucho: Mándele a su pareja un sobre con un lubricante dentro, en segundos entenderá sus intenciones y en minutos estará tocando la puerta de su casa.

2. Penetración: Incita una penetración mas suave y placentera pues disminuye dolor e incomodidades a la hora del encuentro íntimo, a la vez que intensifica las sensaciones tanto para el hombre como para la mujer.

3. Humectante: Algunos lubricantes cuentan con esta característica (se debe revisar en la etiqueta) y por lo tanto ayudan a tratar labios resecos, las puntas de cabello, se puede aplicar sobre la cara, sirve para remover tatuajes temporales, humectar pezones, codos, pies u otras partes de la piel.

4. Contra la resequedad vaginal: Los lubricantes son ideales para aliviar la resequedad vaginal, muy común en mujeres en menopausia. De hecho, estos productos son recetados por los médicos cuando, por falta de estrógenos, la mujer tiene dificultades para mantener la lubricación, por lo que puede ser una ayuda contra la fricción y el dolor.

5. Más seguridad: Al disminuir la fricción, un lubricante soluble en agua ayuda a que el preservativo no se rompa, siempre y cuando el producto no tenga microcristales ni otros ingredientes abrasivos.

6. Masajes anti estrés: En lugar de aceite se pueden utilizar los lubricantes para realizar estos masajes. Los lubricantes a base de agua, que también cumple la función humectante, se puede aplicar en cualquier zona del cuerpo. Tome en cuenta la consistencia del lubricante, aquellos con consistencia tipo gel (fríos y pegajosos) no son tan atractivos para dar un masaje.

7. Masajes eróticos: Exactamente como el punto anterior, solo que a estos se les agregan caricias sugerentes, se pueden lamer algunas partes (para lo cual es un plus los lubricantes con sabor) y terminar con el famoso final feliz.

8. Sensación resbaladiza: Untar todo su cuerpo con lubricante puede hacer que el encuentro íntimo sea una experiencia completamente nueva. Tener una sesión de besos y caricias cuerpo a cuerpo, desnudos, es más sabroso si se disminuye la fricción y se añaden nuevas sensaciones con este producto versátil.

9. Poder deslizante: Los lubricantes íntimos son un must del botiquín de emergencias de todo hogar. Su capacidad altamente deslizante asegura, la mayoría de las veces, que ante una situación de "atoro" de un dedo, un anillo, alguna extremidad, etc., se pueda sacar de forma exitosa. Incluso a la hora de ponerse un arete en la oreja o en la de una bebé, ¡gran truco de las mamás!

10. Juegos eróticos: Acá la creatividad es el límite, pero le sugerimos varios juegos como escribir palabras en la espalda con el lubricante y que su pareja trate de adivinar, tapar los ojos y masajear partes sorpresa, utilizar lubricantes con sabor en varias partes del cuerpo y que la pareja vaya lamiendo y tratando de adivinar los sabores. ¡Si se les ocurre alguno más no duden en escribirnos y contarnos sus ideas!

11. Dan sabor: Hay personas a quienes les parece desagradable el sabor natural de los fluidos corporales, por eso se crearon los lubricantes sabor a cereza, fresa, piña colada, etc. Recorrer con la lengua el cuerpo de su pareja y percibir sabor a frutas puede ser más agradable y divertido.

12. Uso de tampones femeninos: En ocasiones la experiencia de usar un tampón puede ser incómoda y hasta dolorosa. Un consejo es colocar un poquito de lubricante a base de agua en la punta del tampón. La inserción será fácil y sin molestias.

13. Sexo anal: El ano no lubrica de forma natural, por lo cual para experimentar la penetración en esta área hay que echar mano de los lubricantes. Además de facilitar la penetración, las molestias como ardor o dolor son menores e incluso imperceptibles. Evite usar lubricantes aceitosos, grasosos o con microcristales, ya que pueden romper el preservativo e irritar el tejido anal. Asimismo, se recomienda el uso del condón durante el sexo anal para evitar el contagio de enfermedades y facilitar la penetración.

14. Con juguetes sexuales: Los dildos y vibradores pueden volverse más placenteros si se humectan antes de su uso, sobretodo cuando el juguete estimula mediante la penetración.

15. A la hora de usar pestañas postizas: A veces el proceso de removerlas puede ser incomodo y hasta doloroso. El uso de un lubricante a base de agua es una excelente opción para remover las pestañas postizas sin molestia alguna.

Fuentes: Sabrina Piedra, representante del lubricante Astroglide en Costa Rica; Marianela Arias, sexóloga de Durex; y el libro "Sexo anal" del Dr. Mauro Fernández.

PUBLICADO: 24 de Abril, 2017 AUTOR: