vivienda
vivienda
PicJumbo

¿Sabía que una familia de clase media también puede optar por un bono de vivienda?

Para nadie es un secreto que es difícil llegar a comprar una vivienda propia. Sobre todo, cuando los ingresos y la capacidad de ahorro son escasos.

Muchas familias creen que su ingreso familiar no les permite acceder al Bono Familiar de Vivienda y tampoco a un financiamiento. Sin embargo, existen varias opciones en el mercado financiero que permiten acceder a opciones para cumplir el sueño de una casa propia.

Carlos Romero, jefe del departamento de vivienda social de MUCAP comenta que, antes que nada, hay que seguir estos tres pasos:

1. Conocer sus ingresos y gastos: Previo a iniciar la búsqueda de la vivienda que desea es recomendable que revise el presupuesto familiar, esto le permitirá saber el porcentaje de dinero que tiene disponible para hacerle frente a un crédito.

2. Identificar sus necesidades: Al iniciar la búsqueda de vivienda o apartamento, seleccione aquel que vaya acorde con sus necesidades (espacio, ubicación, cercanía al lugar de trabajo, acceso a servicios públicos, etc.).

3. Tener ahorros para la prima: Cuando se tiene el deseo de tener casa propia se debe contemplar que para acceder a financiamiento, las entidades financieras usualmente brindan el crédito por el 80% del valor de la propiedad, por ello es importante tener ahorrado al menos el 20% del valor del inmueble. En caso de no tenerlo se debe iniciar cuanto antes el ahorro.

Más del 50% de los costarricenses pertenecen a la clase media. Una vez que hayan seguido los tres pasos anteriores y tengan todas sus finanzas en orden, Romero recomienda valorar las siguientes opciones:

Bono Diferido:

En el Sistema Financiero Nacional para la Vivienda existe un programa para clase media, llamado bono diferido. Bajo este sistema, las familias de clase media pueden acceder a un crédito mayor al que normalmente podrían optar con sus ingresos. Esto se debe a que el Bono Familiar de Vivienda se utiliza para la cuota de crédito, aumentando la capacidad de pago de la familia y por ende aumentando el monto del crédito al que podrían calificar. El dinero del bono se destina de forma parcial y decreciente al pago de la cuota del crédito durante los primeros años de la operación, lo que le permite acceder a la solución de vivienda y tener un tiempo para organizar sus finanzas familiares.

Este sistema de financiamiento, las familias de clase media, lo pueden utilizar para compra de una vivienda existente, construcción en lote propio o compra de lote y construcción. Además, puede ser utilizado para realizar reparaciones, ampliaciones, mejoras o incluso para que la vivienda que no se concluyó en su totalidad, sea terminada.

El ingreso familiar bruto que se requiere para acceder a este financiamiento debe ser entre ¢766.122.00 a ¢1.532.244.00 y las viviendas que aplican en este programa para clase media deben tener un costo de hasta ¢58.666.000.

Para poder aplicar por bono diferido, las familias no deben poseer ninguna propiedad a excepción de que el fin sea construir en lote propio o mejorar y terminar la vivienda ya existente, además debe existir un núcleo familiar y no haber sido beneficiario del bono anteriormente.

Bono Crédito:

Este está dirigido a familias con capacidad de endeudamiento, las cuales optan por un crédito y el estado les otorga el bono para adquirir o construir la vivienda. El monto del subsidio es proporcional a los ingresos familiares y el objetivo es que sea complementario al crédito, dándoles la posibilidad a las familias de obtener su vivienda propia.

Bono Vertical (ahorro, bono, crédito):

Este programa facilita a las familias de las zonas urbanas la oportunidad de tener vivienda, mediante la construcción de viviendas en condominio vertical. Al tener un componente de ahorro, el cual se logra a través del esfuerzo de las familias, el monto del bono a recibir es mayor. La familia debe iniciar un plan de ahorros en la entidad financiera, previo a la solicitud del financiamiento para la obtención de la vivienda.

Bono CBA (crédito, bono, aporte):

PUBLICIDAD

Esta modalidad combina el financiamiento, el bono de vivienda y el aporte de las familias, para adquirir o construir la vivienda. Al darse un esfuerzo por parte de la familia para realizar un aporte en efectivo, el monto del bono es mayor, como incentivo.

Como se puede ver, existen varias opciones para la clase media, por ello es importante que se acerquen a las entidades financieras autorizadas para tramitar el Bono Familiar de Vivienda, con la finalidad de que les asesoren e identificar cuál de las modalidades se ajusta a la condiciones de la familias.

Fuente: Carlos Romero, jefe del departamento de vivienda social de MUCAP. (Tel. 800 6822727).

Etiquetado como:
  • mucap
  • bono de vivienda
  • clase media
  • ahorro
  • bono