Davivienda, ahorro, presupuesto
Davivienda, ahorro, presupuesto

Llegó el momento de sentarte ante la compu, o bien con papel y lápiz, para hacer el presupuesto.

Primero podés realizar una proyección de gastos anual, con los rubros más grandes, y luego otra mensual, que sí debe ser más detallado.

Davivienda, ahorro, presupuesto
Davivienda, ahorro, presupuesto

Anual. Vas a incluir aquí los gastos que se hacen una o pocas veces al año, como los mantenimientos del carro o las materias de la universidad. Aquí te damos algunos ejemplos.

  • ­Marchamo
  • ­Viajes o vacaciones
  • ­Abono extraordinario de préstamos (de la casa o el carro)
  • ­Actividades grandes (por ejemplo, el quinceaños de tu hija o un aniversario de bodas)
  • ­Matrícula de la universidad
Mensual. Aquí sí tenés que afinar bien las cuentas, de manera que sepás con exactitud qué vas a necesitar en las siguientes semanas. Aquí ponemos algunos ejemplos, con base en tipos de gasto muy comunes, pero debés elaborar tu propia tabla con los rubros más exactos, de acuerdo a tus rutinas y actividades.

  • Por ejemplo, si hacés ejercicio usualmente hay muchos desembolsos relacionados. Tal vez la que parezca más evidente es la cuota mensual del gimnasio, pero también hay que incluir los implementos, la inscripción a carreras (dos participaciones en el mes pueden significar de 25.000 a 30.000) y hasta el hidratante. Lo importante es tener claro qué vamos a gastar y cuánto nos representa.
  • Transporte. Incluí la gasolina y las revisiones periódicas del carro, o bien el costo de buses y taxis.
  • Supermercado: Calculá cuántas veces vas en un mes y cuál es el promedio de lo que terminás pagando en la caja.
  • Empleada doméstica (incluyendo las cargas sociales)
  • Luz
  • Agua
  • Teléfono fijo
  • Teléfono celular
  • Cable
  • Comida de las mascotas y veterinario
  • Ropa
  • Salidas (desde los paseos de fin de semana hasta las salidas de viernes o sábado en la noche)
  • Artículos para el hogar (como la decoración navideña para fin de año)
  • Comidas fuera de la casa (incluyendo lo que consumís a la hora del café. Sacá la cuenta de cuánto significan en un año esas visitas a la soda del trabajo y te podés llevar una sorpresa).
  • Seguros
  • Pensión voluntaria
  • Imprevistos
Tenés que anotar tres casillas a la par de cada rubro: primero, cuánto calculás gastar en un mes; luego, cuál fue el gasto real, y por último, cuál es la diferencia. Estudiar con detenimiento esos sencillos números te permitirá ser una mujer ordenada financieramente y cumplir metas grandes a través del ahorro.

Etiquetado como:
  • Ahorro
  • presupuesto
  • davivienda