Amor viajero: un reflejo en el cine de cientos de relaciones actuales

  • Conversemos

  •  

El próximo 2 de marzo se estrena la película costarricense Amor Viajero, una historia que retrata a las relaciones actuales.

Su director Miguel Gómez (mismo de Cielo Rojo e Italia 90) ha ido evolucionando en sus cuestionamientos, sus puntos de vista, sus reflexiones y esta es su más reciente inquietud: ¿cómo viven el amor las generaciones actuales?

Por ello, Amor Viajero habla de la historia de Gaby y Marco, una pareja de novios que planea un viaje a Europa y semanas antes de tomar el avión, la relación acaba.

Gaby es protagonizada por la actriz Monserrat Montero, a quien conocemos por sus actuaciones teatrales y su papel en el filme tico "El Regreso". Marco por su parte es encarnado por Renzo Rímolo, comediante y locutor.

Amor Viajero se filmó en las ciudades europeas de Brujas, Barcelona, París, Bruselas, Normandía y Londres, así como en algunas locaciones de Costa Rica.

Conversamos con el director y sus protagonistas, cada uno describió algunos detalles de lo que pronto veremos en cines y del proceso de grabación, incluyendo anécdotas curiosas.

Miguel Gómez, director

"Siento que entre Cielo Rojo y Amor Viajero hay una diferencia abismal, no sé qué sigue pero las necesidades que me van saliendo de contar cierto tipo de historias solo fluyen. No soy calculador, no pienso en poner a alguien famoso en la pantalla para generar taquilla sino que necesito sentirme muy ligado a la historia, a los personajes y al equipo para que las cosas funcionen.

Lo que sí he logrado es que con cada proyecto que termino me voy sintiendo más feliz y creo que las personas van creciendo porque es una cosa colectiva.

Amor Viajero es una comedia romántica sobre cómo viven el amor las nuevas generaciones. Yo siento que en las generaciones actuales uno mismo es el conflicto, uno mismo es quién se genera muchos obstáculos por diferentes razones. Además refleja que la mujer es mucho más madura que el hombre. Los maes solemos tener muchas inseguridades"

Monserrat Montero, protagonista con el papel de Gaby

"Lo interesante para mí, en este proceso, es haber tenido la oportunidad de trabajar con un director que establecía la premisa pero que permitió abrirse a posibilidades.

Durante la grabación, si Miguel hubiera escrito todo demasiado específico, con los diálogos definidos y la situación muy controlada seguramente se hubieran perdido muchos grandes momentos. Por ejemplo, una mañana estábamos grabando en París y en la escena teníamos una crepa, Renzo se le ocurrió tirar un pedazo de crepa para una paloma y en eso se le vinieron ciento de palomas encima. Aprovechar esos momentos y hacerlos parte de la historia es un gran logro que tiene esta película, y no necesariamente con esas cosas espontáneas que pasaban sino también con la relación que fuimos creando entre los actores."

"También tuve que aprender a no juzgar el personaje porque a veces yo pensaba: por qué Gaby actúa de esta manera, si fuera yo, lo haría así. Tuve que entrar en la sicología de ese personaje y saber distinguir que ella no soy yo, estudió otra carrera, tiene otros gustos, otro círculos social. Me tocó empezar a desligarme y comprenderla a ella y saber que ella toma sus decisiones.

Gaby es una persona concreta, que le gusta avanzar, sentir que no está perdiendo el tiempo, quiere una relación seria, piensa en construir una familia para el futuro, hace planes.

Por otra parte, el mayor reto de grabar en varias ciudades fue no poder desempacar nunca, dejar todo listo porque grabamos y por la tarde nos íbamos a otro sitio. El clima también fue difícil de manejar porque a veces hacía mucho frío o estaba lloviendo y el vestuario por continuidad o estética no podría ser lo suficiente abrigado".

Renzo Rímolo, protagonista con el papel de Marco

"Marco no está muy lejos de mi manera de ser, yo puedo parecerme en muchas de las cosas que hace Marco cuando está en una relación. Fue muy natural, él es el inmaduro de la relación, el que hace las bromas, el que molesta, que se estresa más de la cuenta por las cosas, es inestable y no tiene un futuro muy claro.

Yo no estudié actuación ni teatro, pero creo que lo que pasa conmigo es que a través del tiempo he estado haciendo algo que me apasiona, tanto que ya tengo nueve años de estarme subiendo al escenario a hacer monólogos, interpretar personajes, cambiar de voces, hacer sentir emociones en el público.

Lo más cercano que había estado de las cámaras eran mis videos de Facebook, que no deja de ser algo muy aficionado pero de cierta forma tengo que actuar un personaje. Así que cuando Miguel me propuso la idea de participar en su película lo vi como una gran vitrina que siempre anhelé: estar en la pantalla grande.

El mayor aprendizaje fue ver cómo se realiza el largometraje y compartir por más de un fin de semana con un equipo de gente, un crew".

PUBLICADO: 14 de Febrero, 2017 AUTOR: