Historia de Costa Rica se expone en una renovada sala del Museo Nacional

  • Conversemos

  •  

Una propuesta novedosa, que vincula tecnología con restauranción de piezas, lo invita a empaparse de la historia de Costa Rica desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Se trata de la renovada sala de Historia de Costa Rica del Museo Nacional, la cual recibió una inversión de 400 millones de colones y fue inaugurada el pasado 23 de febrero.

La sala busca saciar las expectativas de estudiantes, turistas y quienes tengan limitaciones de accesibilidad.

Según los expertos, la sala posee una curaduría que rompe esquemas, ya que Gabriela Villalobos, historiadora y curadora de la exhibición, apostó por centrarse en hitos más sociales y culturales, y no tanto en acontecimientos históricos y la exaltación de las clases políticas.

"Temática y museográficamente, los protagonistas serán de carácter más anónimo, pero de mayor representatividad social. Es importante visibilizar que la historia se construye con el accionar de todos los ciudadanos en el día a día", explicó Villalobos.

La curadora tomó en cuenta en el guión los cambios de la sociedad moderna, con temas tan actuales como la diversidad étnica o de género, ejes transversales en la nueva exhibición.

"Como estrategia didáctica y del guión, se presentan puentes vivenciales entre pasado y presente, donde la gente pueda sentirse no solo espectadora, sino también protagonista de la historia. Por tal motivo, la recreación de espacios domésticos es fundamental", añadió la curadora.

Ejes. La exhibición está dividida en cinco grandes temas. El primero de ellos es "De la Colonia a la República" (1821-1870). En este apartado se observa el proceso social y político que implicó para los costarricenses, pasar de ser una colonia a un estado independiente.

El reto entonces fue organizarse solos y es aquí donde aparecen líderes como Juan Rafael Mora Porras, Braulio Carrillo, José María Castro Madriz y Pancha Carrasco.

Dentro de este periodo se encuentran hitos importantes de la historia nacional como la Anexión del Partido de Nicoya (1824) y la Campaña Nacional de 1856.

El segundo eje fue llamado "El país del café" y se centra en cómo la producción cafetalera transformó a la sociedad costarricense, la economía y el paisaje agrario. La primera exportación de café se da en 1821 fortaleciendo los vínculos comerciales de Costa Rica en el mercado internacional. Los costarricenses agregan a sus parcelas el cultivo, como una forma secundaria, pues primero estaban sus cultivos de subsistencia y después el café para la venta.

"Liberalismo y modernidad" (1870-1929) alberga al tercer enfoque. Una época con aspiraciones de progreso, marcada principalmente por la construcción del Ferrocarril al Atlántico, la migración, nuevas religiones y cultos, la extensión del sistema educativo y el cultivo del banano como nuevo producto de exportación, que abrió una nueva perspectiva de país, menos valle-centralista. También se genera un cambio en el sistema educativo, desde el Estado y no desde la iglesia, como la principal apuesta para controlar y modernizar a la sociedad.

El cuarto eje se basa en el "Conflicto y reforma (1929- 1949)". Un periodo caracterizado por conflictos políticos y guerras civiles, marcada especialmente por la década de los 40.

Las reformas históricas de esos días permanecen en la Costa Rica actual. Se creó la Caja Costarricense del Seguro Social, se promulgó el Código de Trabajo y las Garantías Sociales. También se creó la Universidad de Costa Rica en 1940, se abolió el ejército y se promulgó la actual Constitución Política.

Finalmente, el "auge y crisis del Estado (1949- actualidad)".

Museografía. La sala había sido cerrada en el 2011, momento en el que inició un largo proceso de investigación y desarrollo. Los primeros pasos para replantear una novedosa exhibición, fue la asesoría y apoyo del museólogo español, Rafael Azuar, así como la validación y asesoría de diversos grupos de especialistas externos a la institución.

Quienes visiten la sala podrán disfrutar de espacios contemporáneos y limpios diseñados por el arquitecto del Museo Ronald Quesada.

"Logré combinar elementos y materiales de la arquitectura, poco convencionales en la museografía (...) el 90% de la sala es en vidrio, se conceptualizó como una sala traslúcida, donde se pueda visualizar todo el espacio y los objetos desde la primera entrada", puntualizó.

Al iniciar con un proyecto totalmente nuevo en esta sala, es ineludible tener dos grandes premisas, requisitos indispensables en el siglo XXI: que la sala sea completamente amigable con el ambiente, de bajo consumo con materiales reciclables o reciclados y la accesibilidad a personas con capacidades especiales.

"Es una sala que mide solo seis metros de ancho, el reto era lograr que a lo ancho quedara siempre al menos dos metros para garantizar la libre circulación ya sea de grupos grandes o bien de sillas de ruedas o cualquier otro elemento que necesite una persona para movilizarse", explicó Quesada.

El recorrido por la historia de Costa Rica incluirá elementos en bajo relieve que todo el público podrá tocar, como monedas, medallas, boletos de café y la fachada de la iglesia colonial de Nicoya. En otro punto se mostrará un pedestal con una copia a escala del Monumento Nacional, también para que la gente pueda descubrir su forma y elementos.

PUBLICADO: 27 de Febrero, 2017 AUTOR: