Sifais: un proyecto que promueve la inclusión social mediante la música

  • Conversemos

  •  

La zona más marginada de la comunidad de La Carpio es ahora el centro de aprendizaje musical y, como en ningún otro barrio del país, niños de todas las edades caminan por las calles con sus violines, guitarras y saxofones.

El Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social encontró casa en La Carpio, donde se imparten lecciones de todo, con tal de dar y recibir cariño. La iniciativa inició hace tres años, cuando una dirigente comunal notó que el fútbol no fue suficiente para sacar a los niños de su inactividad; entonces les preguntó “¿chicos, a ustedes qué les gusta, qué quieren hacer?”; “aprender música”, contestaron.

Sifais, proyecto de música en La Carpio
FOTO: GErmán Fonseca ampliar

Tiempo después, con pocas donaciones y manos voluntarias inició un taller con 20 bolillos de percusión y 20 flautas dulces. Ellos quería aprender guitarra, batería, violonchelo... por su suerte, las donaciones han ido aumentando y también las manos voluntarias.

Sifais ahora es un centro de aprendizaje donde incluso se imparten clases Montessori. Los sábados, los salones de clases se hacen pequeños pues se imparte desde cursos de fotografía, danza, música, hasta de peinados o cómo hacer pulseras. Todo se vale y la comunidad lo sabe, por eso, abren las puertas de sus patios y garajes para que los niños y sus instructores tengan un espacio para disfrutar.

Proyecto del Sifais, música en La Carpio
FOTO: Germán Fonseca ampliar

Aprenden los más jóvenes, pero sobre todo, aprenden los grandes. El trabajo que ha venido realizando el Sifais es también para que los voluntarios conozcan otras realidades del país y valoren la satisfacción de entregar sin esperar nada a cambio.

La directora del proyecto, Maris Stella Fernández, relata: “ocurrió que un abogado quería venir a impartir clases, pero él de música apenas sabía la canción de Los Pollitos. Se le ocurrió entonces dar lecciones de debate y compartir con los niños sobre formas de exponer sus ideas y defenderlas”, todos salen ganando, pues salir de esta zona La Carpio sin una sonrisa es imposible. Niños corren, preguntan, juegan. Hay vida. Hay felicidad. Se contagia.

PUBLICADO: 30 de Julio, 2014 AUTOR: