El arte de vestir una película

  • Conversemos

  •  

Existe un momento, en una película, donde esta deja de serlo y se convierte en una historia, nos olvidamos que hay una cámara, un equipo de producción y efectos especiales. Nos concentramos en ser parte de la historia. Es en ese momento en que no dudamos de que Rose sea una muchacha adinerada, pero infeliz, a bordo del Titanic; que Holly, la excéntrica visitante matutina de Tiffany’s, sueña con la vida de una actriz de cine y que Galadriel en efecto duda de tomar el anillo para sí, con el fin de ser una reina. 

El sétimo arte tiene esa magia de transportarnos a épocas fantásticas o a provocarnos sensaciones. Eso se logra en gran medida gracias a dirección de arte, específicamente por el diseño del vestuario. Son los colores, el estilismo y las prendas las que le dan credibilidad, textura y ambiente a una película.

Leonardo Di Caprio es el protagonista de El Lobo de WallStreet.
FOTO: Cortesía de Romaly. ampliar

“En una película cuyo argumento ocurre en el presente, el vestuario contribuye a la construcción de los personajes. En las que tienen historias que nos remontan a otra época se mantiene esa función, pero se suma la de la construcción de un contexto verosímil. Por supuesto, puede haber un mayor o menor énfasis de ese contexto” explica Bertold Salas, profesor de apreciación de cine de la Universidad de Costa Rica (UCR). 

Y es que el trabajo del vestuario va de la mano de la concepción misma del filme y surge de la sinergia entre realizador y producción. “El proceso para definir el vestuario en una película comienza desde las etapas iniciales del desarrollo de la misma. Al igual que los arquitectos, creativos y los diseñadores de moda, el diseño de los atuendos se trabaja con mood boards (pizarras gráficas), referencias culturales e históricas, así como el estilo y el lenguaje visual que tendrá la película” destaca.

Dos películas nominadas por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para los premios Oscar 2014, Dallas Buyers Club y American Hustle, son ejemplo de dos maneras diferentes de analizar el diseño de vestuario.

La primera de ellas apenas hace referencia a la vestimenta de mediados de los 80 porque el vestuario no es trascendental, el contexto se logra por los detalles del argumento, lo que dicen los personajes y su historia. Caso contrario sucede con la película American Hustle cuya intención es sumergir al espectador en la sociedad estadounidense de finales de los 70. La elegancia y en ocasiones el descuido en la apariencia de los personajes, nos acerca a la época de la música disco en Nueva York. 

“Además de construir al personaje y brindar un contexto, el vestuario es una forma de lograr la empatía entre el personaje y el espectador. No es raro que uno sea cautivado por un determinado traje y lo considere como un modelo a imitar” detalla Salas.Tal es el caso de las cuatro amigas neoyorquinas en Sexo en la Ciudad,  que marcaron tendencia, especialmente por la versatilidad de sus atuendos en relación con su personalidad. 

Dimensiones distintas

“El vestuario responde al apetito realista de los espectadores” explica Salas. Quien mira el filme busca que este refleje una “realidad”, no obstante se trata de un imaginario, no siempre esa idea coincide con los atuendos usados en una época específica. El artista detrás del vestuario a menudo recrea una época sin ser necesariamente fiel a lo que se usaba. Incluso a veces se toma la decisión de exagerar los rasgos, con el fin de trasladar a la audiencia a otra época.

Cuando se trata de un mundo inventado o de imaginar el futuro, la tarea del diseñador es inspirarse en épocas o tendencias para recrear un mundo que no existe más que en la imaginación. Los personajes de películas como Blade Runner y Gattaca, que ocurren en el siglo XXI, se visten como en el cine negro de los años 40.

“Obviamente las películas de actualidad son más fáciles de vestir y diseñar porque no hay que alterar el medio, ya sea de vestuario, o de ambiente. En una película de época es muy importante el proceso de investigación para representar y  traducir coherentemente el periodo” explica Darby.

Catherine Martin, ganadora de un Óscar y nominada por el diseño del vestuario de la película The Great Gatsby afirmó al New York Times: “Siempre es un proceso muy interesante, cuando se usa material del pasado. Hay que recordar que se debe expresar el sentimiento más que la actualidad. Daisy (personaje de Gatsby) se hizo realidad para mi a través de la actuación de Carey Mulligan".  

Por el vestuario de la película El Gran Gatsby, recibió una nominación a los premios Oscar.
Catherine Martin, la diseñadora de vestuario de The Great Gatsby, está nominada al Oscar en dicha categoría. FOTO: Cortesía de Discine. ampliar

De modo que el vestuario, aunque es parte de la dimensión artística  también está estrechamente vinculado a dos apartados de la realización: el guión y las interpretaciones. El vestuario dice mucho de lo que los personajes, con él se determina su carácter y su estado de ánimo. Incluso la actriz o el actor ayudarse con el vestuario para asimilar mejor su personaje.

Una buena película además de su historia, su fotografía y sus personajes memorables, seguramente tendrá un vestuario impecable. Este elemento de una producción cinematográfica ayuda a reforzar los elementos del guión y a la interpretación por parte de los actores. Así es como la moda se cola en una manifestación artística que lejos de ser superficial, se reivindica como un espejo de nuestra era. 

Rose, Holly y Galadriel permanecerán en nuestro ideario un buen tiempo, referentes de la magia sobre la pantalla plateada. 

Edith Head y su glamoroso legado

“Mi lema es que la audiencia debe notar a los actores, no a la ropa” es una de las frases célebres de Edith Head, nominada por la Academia en 35 ocasiones y ganadora en 8. Es a esta diseñadora a quien se le atribuye la responsabilidad de crear la imagen glamorosa de estrellas como Audrey Hepburn. Head fue la modista más famosa de Hollywood, trabajó en más de 400 películas primero en Paramount Pictures y luego en Universal. Su trabajo al lado de Alfred Hitchcock es especialmente reconocido.Películas como Roman Holiday, All about Eve y Sabrina son solo algunos de sus trabajos. El primer Óscar lo obtuvo en 1950 por la película The Heiress en la categoría Blanco y Negro. 

El diseño de vestuario en los Oscar

  • El primer premio que dio La Academia fue en 1949 durante la vigésimo primera entrega de los premios.
  • En 1949 Roger K. Furse ganó por el diseño de vestuario de la película Hamlet por mejor diseño de vestuario en Blanco y negro, mientras que Dorothy Jeakins y Karinska por la película Juana de Arco en la categoría color. 
  • En la trigésima entrega de los premios, en 1958, la categoría cambia y solo se entrega un premio. Ese año ganó Orry-Kelly por el diseño de vestuario de la película Les Girls. 
  • Colleen Atwood y Sandy Powell son de las más reconocidas en las últimas entregas. 
  • Atwood fue galardonada en el 2011 por la película Alicia en el país de las Maravillas. 
  • Sandy Powell obtuvo su última nominación en el 2012 por el diseño de vestuario de la película Hugo y su último premio fue por la película la Joven Victoria en el 2010.

Fuentes: Teresa Darby, Location Manager que se desempeña en Londres para largometrajes y dramatizados de televisión / Bértold Salas, profesor de apreciación de cine de la UCR / The New York Times / Aplicación y web oficial de los premios Oscar.