La dueña de las últimas sonrisas de Robin Williams

  • Conversemos

  •  

Se desata el llanto tras una oleada de risas: Patch, la señora Doubtfire, el genio de la lámpara, el profesor Sean Maguire o talvez, simplemente, Robin Williams. Sin importar cual de todos sus personajes sea su favorito, el actor estadounidense, hallado muerto ayer en California, escribió su nombre en la historia del cine a través de la comedia y el drama.

Su carrera inició a finales de los 70 a través del stand-up comedy, de esos escenarios poco clementes que puede derribar sueños o elevarlos a la gloria. Williams se elevó: su primera serie, ganadora de un Globo de Oro, fue "Mork & Mindy".

En los ochenta, participó en filmes como "Buenos días Vietnam" (1988) y "La sociedad de los poetas muertos" (1989). Estos dos filmes, junto con "Pescador de ilusiones" (1991) se convirtieron en una triada capaz de demostrar su capacidad actoral: todas recibieron nominaciones al Óscar.

Robin Williams en el 2007.
FOTO: AFP ampliar

Jumanji (1995), Mrs. Doubtfire (1993) y su voz en las del genio de "Aladdin" lo acercaron a la comedia y al público infantil pero también impactó por su capacidad de conmover hasta las lágrimas. Así lo demostró en dos filmes de 1998: "Patch Adams" y "Más allá de los sueños".

Amores agridulces. El camino de risas e inmunerables reconocimientos contó con trechos amargos. La depresión y la adicción a la cocaína y el alcohol fueron dramas recurrentes en el actor, quien murió a los 63 años.


Si vida sentimental también tuvo varios vuelcos. Su primer matrimonio se realizó en 1978 con Valerie Valardi pero culminó en 1988. La relación se resquebrajó debido a la infidelidad de Williams con una camarera, Michelle Tish Carter. Está última llegó a demandarlo en 1986 ya que aparentemente la estrella de Hollywood la infectó de herpes simple.

Un año después de esa primera separación, Robin contrajo nupcias con la niñera de su hijo Zachary, Marsha Garces. Después de casi dos décadas juntos, Garces pidió el divorció señalando diferencias irreconciliables. Durante ese periodo Williams estuvo en rehabilitación debido a su adicción al alcohol, en 2006.

Fue hasta el final de su vida, cuando conoció a su última esposa Susan Schneider, que pareció escuchar el consejo que Sean Maguire su personaje en el largometraje "En Busca del Destino": "Esta chica a la que conociste, no es perfecta tampoco. La pregunta es si sois o no perfectos el uno para el otro".


Con esta diseñadora grafica se casó en octubre del 2011, después de conocerse cuando Williams estaba recuperándose de una operación del corazón. Schneider fue su compañía en los periodos de depresión y la última en verle vivo la noche del domingo.

"Nuestro deseo es que la atención no esté puesta en la muerte de Robin, sino en los incontables momentos de alegría y risas que regaló a millones de personas", pidió la viuda del actor, quien aseguró tener "el corazón totalmente destrozado".

"Esta mañana perdí a mi esposo y mi mejor amigo, mientras que el mundo perdió a uno de los artistas más queridos y uno de los seres humanos más hermosos", añadió Susan Schneider, a quien el actor le ofreció sus lágrimas y sonrisas.

PUBLICADO: 12 de Agosto, 2014 AUTOR: