Neosolteras y sin compromiso

  • Conversemos

  •  

Los neosolteros son personas con 28 años o más, que decidieron salir de sus casa y buscar la independencia. Comparten ciertas características: son hombres o mujeres con éxito profesional, solvencia económica, que viven solos en apartamentos, les gusta la tecnologia, viajar y hacer ejercicio. ¿Se identifica?

Además, rompen moldes: no se van de la casa de sus padres para casarse, para formar familia o porque se jalaron torta. Nada de eso. Es más, las relaciones de pareja no son la prioridad en la vida de los neosolteros.

El éxito laboral es importante para las neosolteras.
El éxito profesional es muy importante dentro del esquema de los neosolteros. FOTO: Shutterstock.com ampliar

El término fue usado por primera vez en 1999 por la escritora española Carmen Alborch, quien en su libro “Solas: gozos y sombras de una manera de vivir” los distingue de las personas que simplemente cargan con la etiqueta de “no casados”. Alborch señala que los neosolteros son “profesionales muy calificados, desenvueltos, competentes, seguros de sí mismos, con un alto nivel cultural”.

Ellos sienten que no necesitan de relaciones de pareja formales o como tradicionalmente se ha esperado, para ser exitosas y ser felices; al contrario, se inclinan por tener más éxito con la tecnología y en el ámbito laboral. Por ello, fortalecen su educación: leen, realizan estudios de posgrado y viajan para conocer otras culturas.

Lo individual está por encima del éxito en las relaciones. Incluso, al vivir solos, se inclinan por elegir apartamentos tipo “loft”, es decir, con espacios abiertos y óptimos para una sola persona. Acá, no necesariamente aplica la frase “donde cabe uno, caben dos”. De hecho, para un neosoltero no es fácil construir vida en pareja. En primer lugar, no les interesa; en segundo lugar, entre más tiempo vivan solos, más exigentes se vuelven.

- Orígenes de la neosoltería: Un elemento importante es que la mujer se incorporó al ámbito laboral y es más independiente. Esto hace que los planes y aspiraciones cambien; antes, la realización de una mujer se reducía a tener una familia, cuidar niños, etc., sin embargo, cuando la mujer empieza a trabajar su panorama se amplía.

No obstante, la sicóloga Cynthia Castro explica que ha habido escaso avance en el tema de la repartición de las responsabilidades en el hogar (labores domésticas, crianza de los hijos, etc.), lo cual provoca que las mujeres asuman una doble jornada y perciban que tener una familia es incompatible con sus metas laborales, profesionales o personales. Por esta razón, muchas jóvenes deciden deciden no casarse o posponer la decisión hasta que hayan logrado sus objetivos.

Por otro lado, las prioridades han cambiado. Ahora, hay más aspectos que cumplir antes de asumir un compromiso como el matrimonio: metas educativas, económicas, de éxito laboral o el viajar.

Otras razones que han provocado la eclosión de los neosolteros son los avances científicos. Por ejemplo, en materia de salud, el aumento de la expectativa de vida y de la edad de fertilidad de la mujer eliminan la presión de formar una familia a edad temprana. El reloj biológico de la maternidad ya no presiona a tan temprana edad.

A nivel personal, los jóvenes de 25 y 35 años, han visto que sus padres han pasado por divorcios y ellos no quieren exponerse a lo mismo. La mayoría no se arriesgan y consideran que acercarse al amor es poner mucho en juego. Otra motivación para salir del hogar, es tomar sus propias decisiones sin ser supervisados o juzgados por otros.

Las neosolteras no tienen como prioridad las relaciones de pareja
Deciden no exponerse a los riesgos de vivir una ruptura de pareja, repetir los patrones de divorcio de sus familiares y evitar las responsabilidades de un matrimonio. FOTO: Shutterstock.com ampliar

- Parejas en segundo plano: Las personas neosolteras se vuelven más exigentes no solo con los requisitos para conseguir pareja, sino también en cuánto protejo lo que he construido solo. Escasean las parejas que quieren unir sus patrimonios, por eso, ahora es tan común escuchar términos como “acuerdo prenupcial”. Tampoco hay tiempo para cuidar de una relación. Los jóvenes ahora trabajan más horas y tienen menos tiempo para dedicarle a la pareja, no porque les exigen trabajar más sino porque quieren sobresalir en el área laboral.

Además, existe un miedo al compromiso. “Las generaciones actuales nos tocó vivir en una sociedad desechable. Nuestra sociedad es altamente competitiva en lo académico, laboral y personal, donde lo que no sirve es reemplazado. Los matrimonios también tienen fecha de caducidad en este modelo social. La cantidad anual de divorcios en Costa Rica aumentó un 63% en diez años”, señala la sicóloga Castro.

- Salud de un neosoltero: Las personas que tienen pareja padecen menos males cardiacos y menos depresión, porque tienen la motivación de levantarse todos los días y compartir un sueño con alguien. Es por ello, que muchos neosolteros padecen de males cardiacos. No se ha determinado aún si es por soledad o si es porque nadie cuida de su salud y su alimentación pues generalmente, cuando estamos en pareja, alguno de los dos se preocupa más por la dieta, los medicamentos, etc. 

"Los neosolteros son personas que viven solos por convicción, para ellos la vida en pareja no es una prioridad; tienden a ser profesionales muy calificados, competitivos y exitosos."

- Sexualidad: El gran mito es pensar que los neosolteros tienen más sexo que una pareja en connivencia o en matrimonio. La realidad es variada, la sexualidad puede llegar a ser muy libre; mientras que otros neosolteros prefieren enfocarse en el trabajo y el éxito, dejando más relegado el plano sexual.

Sin embargo, hay algunos solteros que evitan los compromisos y pasan de una relación a otra. Incluso, tienen encuentros sexuales sin que medie confianza, la exclusividad o los acuerdos de pareja. Esto puede generar vacíos emocionales. Según la sicóloga Aragón, “existen casos donde no se llega al sexo por amor sino por placer; el contacto es más físico y menos emocional. Eso lo que hace es endurecer a las personas”.

La sexóloga Ana María Mora, recomienda a las personas solteras que gusten de encuentros casuales, tener cautela en la forma de encontrar parejas sexuales, ya que pueden ser víctimas de fraudes o violencia sexual. Además, recordar el uso de métodos de barrera como el condón, para evitar el contagio por infecciones de transmisión sexual.

Fuentes: Ana María Mora, sexóloga (Tel.: 8847-0839) / Cindy Aragón, sicóloga (Tel.: 8393-5111) / Marianne Monteil, nutricionista (Tel.: 2524-2959) / Cynthia Castro, sicóloga (Tel.: 8383-7466).

PUBLICADO: 09 de Abril, 2014 AUTOR: