Orquídea: un color para la decoración

  • Conversemos

  •  

A pocos meses de finalizar el 2014, el orquídea radiante -color que el Instituto Pantone designó como tono del año- tiene un lugar de privilegio en la decoración de su casa.

“Con este se pueden crear ambientes sofisticados y elegantes, modernos y urbanos, así como estilos decorativos contemporáneos, todo depende de cómo lo combinemos”, explica Luz Elena Arguedas, decoradora de interiores y encargada de la línea de Revestimientos y Acabados Decorativos Sur.

Para aprovechar al máximo sus posibilidades, los especialistas aconsejan combinar el orquídea radiante con otros tonos. El objetivo sería romper la monotonía y crear nuevas sensaciones, sin restarle protagonismo, claro está.

Por ejemplo, el amarillo es el color complementario del violeta, pues son opuestos en el círculo cromático, explica la diseñadora de interiores Andrea Madrigal.

Sin embargo, hay otros tonos que se ven muy bien con el orquídea radiante y que permitirán crear ambientes que van desde lo fresco hasta lo dramático. Esos son blanco, beige y gris, que crean ambientes neutros y más comunes; el negro para espacios más dramáticos o el celeste para romper con lo tradicional, entre otras tonalidades.

Para combinar el orquídea radiante con esos colores, se puede recurrir al uso de cojines de tonos lisos o con estampados que tengan las tonalidades en cuestión, según explica Omanahe Castillo, directora de diseño de la empresa Style Design Interiors.

Madrigal agregó que, en general, hay tantas combinaciones de color ideales como gustos. Sin embargo, si el espacio es pequeño, la recomendación es que los colores predominantes sean neutros. En caso de que el área sea muy amplia y alta, se podrían utilizar elementos predominantes en tonos más oscuros o vistosos, según prefiera.

Las combinaciones que le sacan provecho al orquídea radiante también se pueden lograr con pintura. Es decir, la pared se cubre con el color del 2014 y se complementa con un cuadro que tenga uno de los colores para combinar.

A continuación, los especialistas consultados le detallan cuáles son las sensaciones que generan las mezclas del orquídea radiante con los cinco tonos y cómo se pueden incorporar a la decoración. 

Orquidea 2
FOTO: Juliana Barquero ampliar

  • Beige: Este color es una excelente alternativa para paredes y muebles. Se puede decir que tiene tendencia a cálido, por lo que su aplicación o incorporación  a un espacio hace que se vea moderno y acogedor al mismo tiempo. Al combinarlo con el orquídea radiante, se logra la armonía del espacio.
  • Celeste: Combinado con este tono, el orquídea radiante crea una mezcla fuera de lo tradicional.  Esta genera una conexión con la naturaleza, por lo que da una sensación de frescura y dinamismo. La mezcla es ideal para decorar terrazas, pues simula lo delicado del color cielo con lo intenso del tono de las orquídeas. Puede lograrlo al  pintar la pared de celeste y colocar un cuadro que tenga el color orquídea radiante.
  • Negro: Por sí solo, este color es muy agresivo, por eso, al combinarlo con orquídea radiante se crea un espacio muy dramático y elegante a la vez. Por ejemplo, se pueden usar sillones negros y cojines en el color del 2014.
  • Blanco: La mezcla de blanco con el color del año no falla, pues pone un acento sobre una base neutra. Esta combinación de tonos crea espacios frescos, acogedores y dinámicos. Lo recomendado es utilizar el blanco en paredes o sillones y complementarlo con accesorios en orquídea radiante.
  • Gris: Con este color, el orquídea radiante crea un espacio elegante, armonioso y equilibrado. Sin embargo, la poca cantidad de colores lo hace un poco frío. Lo más adecuado es  utilizar el gris como tono  predominante y complementarlo con accesorios en color orquídea.