La felicidad que comparte en Facebook es capaz de contagiarse

  • Conversemos

  •  

El estado de ánimo que la gente comparte en Facebook podría “contagiarse” entre quienes lo leen.

Así lo afirma una nueva investigación de la Universidad de California en San Diego, luego de analizar 1.000 millones de actualizaciones de estado anónimos entre más de 100 millones de usuarios de Facebook en las 100 ciudades más pobladas de ese país norteamericano, entre enero de 2009 y marzo de 2012.

“Por cada persona que comparte una expresión emocional, se ve afectado el sentir de una a dos personas adicionales, lo que sugiere que las redes sociales pueden aumentar la intensidad de la sincronía emocional global”, dicen los autores en las conclusiones del estudio, que se publicó en PLoS ONE.

Asimismo, los investigadores consideran que este “contagio emocional” es más efectivo cuando ocurre producto de mensajes positivos.

"Tenemos suficientes datos para poder demostrar que las expresiones emocionales se propagan en línea y también que las expresiones positivas se extienden más que las negativas"

Específicamente, según el estudio, cada posteo negativo adicional genera 1,29 más mensajes negativos entre los amigos de uno, mientras que cada mensaje positivo produce un adicional de 1,75 mensajes positivos entre amigos.

"Tenemos suficientes datos para poder demostrar que las expresiones emocionales se propagan en línea y también que las expresiones positivas se extienden más que las negativas", dijo en el sitio de la universidad el autor principal del estudio, James Fowler.

Aún así, el estudio probablemente subestima la cantidad de emociones que se extienden a través de la red social.

" Es posible que el contagio emocional en línea sea aún más fuerte que lo que hemos sido capaces de medir", dijo Fowler, quien considera que la cercanía de los amigos entre los que se contagian las emociones tiene cierta influencia en la propagación.

En su opinión, el estudio puede tener implicaciones en la salud pública.

"Si un cambio emocional en una persona se extiende y provoca cambios en muchos otros, entonces podemos estar subestimando considerablemente la eficacia de los esfuerzos para mejorar la salud mental y física a través de las redes sociales y lograr así una epidemia de bienestar", dijo Fowler.

PUBLICADO: 14 de Marzo, 2014 AUTOR: