Hosóscopo 2015 Aries

  • Conversemos

  •  

Haga una lista de las cosas que desea hacer en el 2015, luego rómpala: todo lo que verdaderamente quiere hacer lo recordará sin necesidad de una lista. Y aún si lee esto en enero del 2015 o en abril del 2020, empiece de inmediato, sin darle más largas, sin autoimponerse más trabas.

Aries
FOTO: Augusto Ramírez ampliar

Amor. Piense en tres personas que quisiera abrazar, darles un beso, tomarse con ellas un café. Agarre inmediatamente el teléfono y agende con ellas un encuentro para esa misma semana, para ese mismo día. 

Rinda homenaje a sus difuntos visitando un lugar que le evoque lo mejor de esa persona. Diga al llegar, con los ojos límpidos y abiertos, “gracias”. 

Aprenda a decir no. Aprenda a llorar al compás de la lluvia y, como ella, a cesar. Usted, como el cielo, se llenará después de pájaros y, como la tierra, brillará de tan viva.

Trabajo. Agende reuniones martes, vista de rojo y dorado, abra la ventana al amanecer, deje la celosía abierta por la noche, apague el aire acondicionado, salude con una sonrisa. Aproveche las filas de los bancos, los recesos del trabajo y los viajes en bus para leer en voz baja -pero clara- un poema de Jorge Debravo o Ana Istarú. Mire inmediatamente a su alrededor y regálele el libro a quien lo necesite más: esa cajera malhumorada, ese chofer gritón, ese compañero cínico y quejumbroso.  

Familia. Una noche, al volver a casa, escuchará los ligeros maullidos de un pequeño gato recién destetado. Deje la puerta abierta. Ponga un platito con agua o leche. Su familia no solamente crecerá al instante, sino que sonreirá en un chasquido y reivindicará, para el recién llegado y los demás, el poder sanador de una caricia.

"Es momento de sumar al yoga y al atletismo dos ejercicios faciales de reputado éxito: reír a carcajadas y guiñar con complicidad. "

Es momento de dejar de teñirse el pelo y dejarlo crecer desbordante como un río. Es momento de dejar de contar las calorías de todo lo que come y empezar a contar gente feliz por las calles. Es momento de sumar al yoga y al atletismo dos ejercicios faciales de reputado éxito: reír a carcajadas y guiñar con complicidad. 

Es momento de escuchar Facundo Cabral y repetirse a sí misma, con lentitud y coraje, aquello de “Este es un nuevo día / para empezar de nuevo / De cara al sol caminaré / y con la luna volaré”.

Su número de la suerte: ¡Todos!