Proteja a su mascota del cáncer

  • Conversemos

  •  

Las mascotas se están volviendo cada vez en miembros importantes de nuestra familia, por eso debemos estar pendientes de la salud de los animales porque una enfermedad en ellos puede significar mucho sufrimiento para nosotros.

El cáncer es un padecimiento común entre los perros. Los chequeos veterinarios son fundamentales para detectar de manera temprana bultos o protuberancias que puedan llegar a desarrollar esta enfermedad. Además, es fundamental estar pendiente del comportamiento del animal. Si pierde apetito o le baja el ánimo, puede ser una señal de algún padecimiento. Cuando esto ocurra, corresponde llevarlo a la clínica veterinaria.

La mejor manera de detectar bultos es palpar frecuentemente al perro. Se puede aprovechar el momento del cepillado, los juegos, el baño o las caricias a la mascota. Para revisar al animal, presione ligeramente con sus dedos las zonas las ingles, vientre, abdomen y cuello de la mascota.

La caja transportadora de su perro o gato debe estar bien desinfectada, en especial si su mascota ha estado enferma, o cerca de otros animales.
FOTO: Shutterstock.com ampliar

El tratamiento del cáncer en animales con quimioterapia está muy avanzado hoy en día. Su efectividad se puede equiparar al que tiene este tipo de medicación en personas. Un tratamiento de quimioterapia en el perro puede durar desde algunos días hasta 18 meses, según el diagnóstico del animal. Asimismo, los tratamientos paliativos, que retrasan el proceso de deterioro de la salud y calman el dolor, con analgésicos como la morfina, ayudan a mejorar la calidad de vida de la mascota.

Cuando el estado de salud del perro está muy deteriorada y genera mucho sufrimiento al animal, se le puede practicar la eutanasia. Es una decisión difícil que deben considerar los amos, guiados por el médico veterinario. Se recomienda en casos en que el animal deja de vivir y solo sufre. Al considerarlo, deben tener en cuenta la calidad de vida que tiene el animal, así como el desgaste y sufrimiento de la enfermedad para el resto de la familia.

Siempre hay que estar preparado. Cuando adquirimos una mascotas, solemos olvidar que ésta también puede enfermar o sufrir emergencias. Es importante que la familia realice un ahorro extra para acontecimientos inesperados con nuestros animales. Incluso, pueden considerar optar por un seguro para su mascota.

Tener una mascota en casa es beneficioso para la salud de la familia.
FOTO: Shutterstock.com ampliar

Hay ciertos factores que aumentan el riesgo de cáncer en perros:

  • La edad. Se registran más casos de cáncer en perros de mediana o avanzada edad.
  • La raza. Ciertas razas caninas tienen mayor predisposición a padecer cáncer. Es el caso del Bóxer, Pastor Alemán, Scottish Terrier y Golden Retriever. Los perros sin raza definida o “zaguates” son menos propensos a desarrollar estas enfermedades.
  • El sexo. Algunos tipos de cáncer afectan más a las hembras, como es el caso de los tumores mamarios. A los machos, les afecta el cáncer de próstata pero se puede eliminar el riesgo con la castración.
  • Tamaño del perro. Las razas grandes o gigantes (de más de 20 kilos) suelen ser más propensos a desarrollar tumores óseos.
  • Factores genéticos. Debido a su herencia genética, hay perros con predisposición a padecer cáncer, por eso es importante conocer el historial médico de los padres. 

Los síntomas del cáncer suelen ser los siguientes:

  • Bultos anormales permanentes o que van creciendo.
  • Cambios en el nivel de energía, tales como dormir en exceso, falta de voluntad para jugar o hacer ejercicio y letargia.
  • Cambios en el temperamento. Los perros con dolor pueden llegar a ser agresivos.
  • Cojera o rigidez muscular en las extremidades.
  • Dificultad para comer o tragar.
  • Dificultad para respirar, orinar o defecar.
  • El cáncer de cerebro también puede cambiar el temperamento o afectar la vista y el oído.
  • Hemorragias.
  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Úlceras o llagas que no cicatrizan.

PUBLICADO: 20 de Octubre, 2014 AUTOR: