Mi hijo es homosexual. Guía para padres.

  • Conversemos

  •  

Diana esperó a que terminara el almuerzo. Reunió a la familia y les dijo que le atraían las chicas, que era lesbiana. Su padre y sus hermanos la abrazaron y le dijeron que la amaban. Pero su mamá fue otra cosa, reaccionó de la peor manera: “no recuerdo todo lo que me dijo en ese momento, mucho lo he bloqueado” explica. A los dolorosos comentarios iniciales se sumó el silencio por varias semanas.

Diana es un nombre ficticio, pero podría ser el de cualquier muchacha buscando el apoyo de su familia. Su historia es la de muchos jóvenes, con diferentes versiones y matices. La sexóloga Ana Mora explica que la reacción de los padres tiene que ver con el conocimiento así como con el entorno social y el cultural. La mamá de Diana reaccionó como lo hacen muchos al enterarse de la orientación sexual de sus hijos: con negación y culpa. “Lo primero es la negación, se habla de confusión o influencia de otras personas, una moda o una experimentación. Luego hay culpa, se cree que es un asunto de crianza”, detalla.

Aprenda a apoyar a su hijo o hija homosexual
FOTO: Shutterstock ampliar

La falta de educación formal en este tema influye mucho, existe mucho tabú con respecto a las diferentes orientaciones sexuales.  A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que  la orientación sexual no puede ser considerada un trastorno mental, muchas personas siguen pensando que su hijo gay o lesbiana se puede curar o que está “en una etapa”. Incluso, en nuestro país el Colegio de Sicólogos sanciona cualquier terapia que ofrezca cambiar la orientación sexual puesto que son procedimientos sin bases científicas que van contra los derechos humanos. 

“Entonces ¿qué hice mal?”

Es muy común que los padres de personas con diferentes orientaciones sexuales se culpen de que sus hijos “salgan mal”. Sin embargo, la realidad es que la atracción afectiva, erótica sexual no es una elección. “Sucede de la misma forma en que los heterosexuales identificamos que nos sentimos enamorados o atraídos por personas del sexo opuesto. Una persona homosexual puede identificar estos sentimientos y expresarlos de forma abierta si su ambiente familiar o social no es hostil”, explica la sexóloga. 

Por esta razón, Mora detalla que un padre ausente, una madre dominante o incluso el abuso sexual no tienen un efecto sobre la sexualidad. Tampoco el niño que gusta de jugar con muñecas o la niña que disfruta de los juegos bruscos necesariamente va a tener una preferencia por su mismo sexo. Una vez establecido que el progenitor no tiene ninguna culpa y superar la reacción inicial de desconcierto, es un buen momento para aceptar a su hijo o hija tal y como es. 

Apoyarlo en un país donde ser gay es una desventaja es un elemento clave. En nuestra sociedad tener una orientación sexual diferente significa carecer de algunos derechos, exponerse a maltrato, violencia y estigma. Precisamente por esas condiciones es que un homosexual o bisexual “sale del clóset”, busca el apoyo familiar. El acompañamiento durante momentos de rechazo social es esencial, así como la posibilidad de contar con sus familiares para hablar sin reservas sobre sus conflictos de pareja.

Para Diana era importante que su familia se enterara por ella y no por alguien más. “Vivimos en un país pequeño, no quería que me vieran por ahí”, indica. “Más allá de la atracción sexual por el sexo opuesto, como cualquier joven, surgen las ilusiones y desilusiones, confrontar las sensaciones de enamoramiento no es tarea fácil y lo es menos si es por el mismo sexo” asegura la sexóloga.  Asimismo, cuando el joven inicia su vida sexual necesita de lugares seguros para para no exponerse a situaciones de riesgo y la confianza de contar con sus seres queridos. Según Mora, para esto es importante conocer a la pareja e incluirla en festejos familiares o actividades de esa índole con el fin de permitir un vínculo más allá de los bares o sitios públicos. 

Diana ha logrado reconciliarse con su madre. Ahora le dice que la quiere aunque todavía reza por un cambio. A Diana le hubiera encantado que esa tarde hubiera sido diferente.

PUBLICADO: 24 de Marzo, 2014 AUTOR: