#ExperienciaPerfil: De cómo recurrí al microblading para tener unas cejas increíbles

  • Conversemos

  •  

Desde hace algunos meses venía con la idea de mejorar el aspecto de mis cejas. No las tenía tan feas, pero, si tenía el gran problema de que si nos las maquillaba, literalmente no valían nada.

Ir a la playa, a piscinas, estar en el gimnasio o cualquier otro lugar donde usar maquillaje es simplemente raro, para mí era toda una tortura.

Voy a explicarme mejor para ver si usted se identifica conmigo: Mis cejas eran escasas en cuanto a volumen, es decir, no tenían nada de color y tener que maquillarlas todos los días y, sobre todo definir el arco, realmente era tedioso. Por otro lado, la dirección de los vellos también fue un dilema, ya que era necesario usar un encrespador seco para peinarlas.

Como pueden notar, hablo en tiempo pasado. Esto, porque desde hace una semana mis cejas no son iguales debido al cambio extremo que me realicé.

En el país uno escucha que existen varias formas de tratar una ceja. Está el tatuaje, la micro pigmentación, la depilación con hilo o el famoso microblading. En mi caso, yo quería verme muy natural y que nadie notara el gran cambio. Entonces, ¿adivinen por cual opté?

Sí, el microblading. Esta técnica del maquillaje semipermanente, se realiza pelo a pelo y lo que hace es simular el vello natural.

Esta tendencia apareció hace aproximadamente 4 años. Empezó en Singapur y se fue expandiendo por Europa, donde se comenzó a trabajar con pigmentos nuevos y nueva tecnología en las agujas.

Sí, agujas. Creo que lo más me preocupaba era el hecho de que me doliera demasiado y salir corriendo en media sesión. Pero para ser sincera, lo que se siente es una pequeña molestia y el dolor es tolerable.

LEA TAMBIÉN: Conozca todo sobre el microblading

Al llegar lo acuestan a uno en una camilla como cuando se va al dentista. Pero tranquilas, que no es el mismo dolor. De hecho, si al realizarse el microblading hay sangrado, algo está mal porque lo único aceptable es una línea mínima de sangre.

Para iniciar toman medidas de la ceja para definir el arco y la distancia entre la parte más alta y el final de la misma. Luego se comienzan a trazar las líneas para después comenzar a rellenar.

El pigmento lo aplican con tres o cuatro pasadas dependiendo que tan tupida quiere uno la ceja. La primera pasada es la que tiene más sensibilidad y desde esa etapa ya se implanta color. Ya para la segunda aplican un analgésico y se va definiendo más la forma de la ceja.

Otro tema que me tenía pensando era el color de mis nuevas cejas. Sin embargo, el técnico para escoger el pigmento se basa en el subtono de la piel, el cabello, los ojos, y también depende de lo que uno desee. En mi caso, quedaron oscuras como mi cabello.

"Lo más importante antes de aplicarse microblading es asesorarse si el profesional ha llevado clases de colorimetría para que sepa mezclar los colores. Hay tonos fríos y cálidos, y que el profesional sepa trabajar en el color es fundamental. La mala combinación de pigmentos, puede ser nefasta. Principalmente, en pieles de color blanca", explicó Mónica Rodríguez, profesional en microblading.

Como el color es tan importante, es necesario un retoque de 4 a 6 semanas después de la primera cita, debido a que el tono se pierde de un 50% a un 70% y el grosor en un 12%. Ya si la ceja es muy abundante, tal vez no necesite retoque, pero en la mayoría de casos sí es necesario.

Siempre hay que esperar por las cosas buenas

Una vez finalizado el proceso, al salir noté que habían varias muchachas esperando a ser atendidas. En ese momento, recordé que tuve que esperar varios meses para obtener mi cita. En el caso de Mónica solo abre agenda en el mes de octubre de cada año y para finales del mismo mes, puede que ya no haya espacio y quedes en lista de espera.

En mi caso, voy a admitir que estaba en lista de espera. Sí, yo fui de las que llamé a finales de Octubre. Pero con fe y perseverancia de estar pendiente cuando cancelaran una cita, logré el milagro de mis cejas.

Por último, a una semana y dos días de haberme realizado el microblading, puedo decir que me siento satisfecha con el resultado. Solo hay que tener paciencia los primeros días que uno se siente como chiricuto, debido a que en la primera semana se recomienda usar una crema de vitaminas que se debe aplicar cada dos horas.

Tome en cuenta que el microblading puede durar entre 1 o 2 años. Si luego de ese tiempo no se realiza ningún retoque, ya comienza a difuminarse hasta que se acaba todo el pigmento y la ceja vuelve a la normalidad.

Fuente:

Mónica Rodríguez, especialista en microblading / 8403-2432.

https://www.facebook.com/Micro506/?fref=ts