10 cosas que usted debe saber antes de aplicarse inyecciones contra las arrugas

  • Conversemos

  •  

Tentadas por lucir más jóvenes, como muñecas de porcelana o estrellas de cine muchas mujeres  –inclusive jovencitas–  se llenan de curiosidad por saber si en la toxina botulínica está el secreto para verse mejor.

La necesidad de querer lucir una piel tersa, sin arrugas y con impresión de ser muy saludable es la fuente para todo un mercado que ofrece inyecciones para corregir las arrugas y otras imperfecciones. Le explicamos las 10 cosas importantes que debe considerar antes de aplicarse estas inyecciones faciales.

1. Hay que empezar por explicar que lo que se conoce como botox en sí, es el nombre comercial de la marca mundial Botox® cuyo componente principal es la toxina botulínica y se obtiene de una proteína purificada. Existen varias marcas registradas y  todas con diferente precio. Las más reconocidas y aceptadas se conocen como Allergan y Dysport.
2. Esta sustancia tiene la habilidad de afectar los impulsos nerviosos que controlan los músculos de expresión facia l , los cuales dan lugar a las arrugas. Al ejercer un efecto relajante, el Botox® puede reducir de manera contundente la apariencia de estas arrugas.  
3. El Botox® se utiliza para corregir: la entreceja, la frente, cejas, las conocidas "patas de gallo", las arrugas en la nariz, peribucal (arrugas alrededor de la boca), sonrisa gingival y cuello. Así como para corregir blefaroespasmo o espasmos o tics en los párpados y finalmente, funciona como tratamiento para la hiperhidrosis, que es la sudoración excesiva en manos, axilas y pies.

 Revise muchos ejemplos de aplicaciones en las arrugas y pregunte ¡todo! a su médico.
Revise muchos ejemplos de aplicaciones en las arrugas y pregunte ¡todo! a su médico. FOTO: Shutterstock.com ampliar

4. El grosor de la piel, el tipo y el grado de las arrugas, juegan un papel en la determinación de la eficacia de la toxina botulínica. Un cirujano plástico calificado es la mejor persona para evaluar la idoneidad de este tratamiento para usted, indica la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos.
5. La aplicación de Botox® no es dolorosa pero sí es temporal: dura de 4 a 6 meses, dependiendo de la fuerza muscular, el cuidado de la piel y el envejecimiento natural.
6. “Cada cliente debe asesorarse de cuál producto en realidad es el que le ofrecen, que no esté vencido y tampoco sea alterado o manipulado, pero lo más importante es realizarse la aplicación de Botox con un especialista acreditado y certificado por el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica (CMC), la Asociación Costarricense de Cirujanos Plásticos, Reconstructivos y Estéticos (ACCPRE)  y Allergan representante y fabricante mundial de Botox®. Igualmente puede ser aplicado por dermatólogos acreditados para este fin”, explica el Dr. Jorge Badilla, cirujano plástico del Hospital Metropolitano.
7. Antes de querer reducir el presupuesto para el pago del procedimiento, asegúrese de comprar el autorizado por el Ministerio de Salud de Costa Rica, ente que autorizó el uso del producto desde el 2004 y pida a su médico que le muestre ejemplos de procedimientos realizados para que esté realmente convencida del cambio que podría tener y que esté acorde a sus expectativas.
8. Luego de la aplicación de Botox® no es recomendable agacharse, dormir, ni masajear la zona de aplicación por al menos 4 horas posteriores a la aplicación del tratamiento.  Después de la aplicación no debe realizar ejercicio por 24 horas.
9.  El Botox® no debe aplicarse en periodo de embarazo ni lactancia.
10. Una aplicación con Botox® cuesta de $500 en adelante, unos ¢250.000, según el médico consultado en el Instituto de Cirugía Plástica y Dermatología. Sin embargo, dependiendo de las necesidades que usted tenga, así es la cantidad de aplicaciones requeridas y por ende el costo del tratamiento.

Fuente: médico consultado y sitios web oficiales
Dr. Jorge Badilla, Cirujano Plástico, Hospital Metropolitano. Instituto de Cirugía Plástica y Dermatología Tel: (506) 4001-5800

PUBLICADO: 06 de Febrero, 2014 AUTOR: