La depilación con navajilla es la más común entre las mujeres, aunque algunas prefieren otros métodos, esta sigue siendo la favorita. El problema de eliminar el vello de esta manera, es que muchas veces nos produce daños en nuestra piel: salpullidos, ronchas e incluso espinillas o vellos encarnados.

En esta nota le daremos algunos consejos para que ponga en práctica y se evite estos inconvenientes en su piel:

1. Nunca utilice una navajilla vieja o que tenga más de una semana en su baño, ya que esto inclusive podría producirle una infección en su piel en caso de que se corte. Recuerde que el baño es un lugar muy húmedo, lo cual lo hace ideal para el crecimiento de bacterias.

Pixabay

2. Evite rasurarse muy a menudo. Cualquier tipo de depilación –cera, láser o hilo– irrita la dermis y la raíz del vello, por lo que es importante dejar que la piel descanse. Mantenerla bien hidratada es ideal en esos días.

3. Incluya la exfoliación en su rutina de belleza. Esto le ayudará a eliminar las células muertas y le dejará la piel suave. Es recomendable hacerlo dos días después de haberse rasurado, recuerde que el mismo día la piel esta sensible, por lo que no es recomendable hacerlo en ese momento.

Pixabay

4. Utilice el acondicionador para afeitar su piel en caso de que no tenga espuma de afeitar, ya que el jabón de baño que normalmente usamos reseca la piel al utilizarlo junto con la navajilla. Y recuerde siempre utilizar la rasuradora en sentido contrario con humectación.

Pixabay

5. En caso de algún vello encarnado, la manzanilla es de gran ayuda en estos casos, coloque bolsas de manzanilla tibia sobre la zona durante cinco minutos y después puede retirar el vello con una pinza.

Poniendo en práctica estos consejos, su piel lucirá hidratada y se reducirán en gran cantidad los molestos problemas de salpullidos que se producen después del rasurado.

Etiquetado como:
  • Cuidados al depilarse
  • Depilación con navajilla
  • Brotes por depilación