Para mí los rituales de belleza son un mundo fascinante, pero ajeno y misterioso. Puedo ver videos de maquillaje en youtube y maravillarme del talento de esas mujeres. He pasado decenas de horas viendo el reality show RuPaul’s Drag Race en el que hombres se transforman en las mujeres más guapas con la varita mágica del counturing y el iluminador.

Sin embargo, mis intentos de maquillaje se resumen en delineador y labios rojos, todo un clásico. Así que cuando me invitaron a un taller de automaquillaje entré un poco en pánico porque normalmente nos maquillan y todo es hermoso pero que todo dependa de uno, eso sí ya es otro nivel.

La maquillista Carolina Cheng me invitó a mí y otro par de periodistas a su nuevo Atelier Makeup en Avenida Escazú, un espacio acogedor donde imparte sus talleres de automaquillaje.

Elisa M Capon

El lugar es un espacio ideal para estar con las amigas y tomar un café. Eso me tranquilizó, además no de inmediato empezamos a utilizar las armas pesadas, digo, el maquillaje, si no que empezamos a conocer un poco de nosotras y nuestros rituales de belleza.

Aparentemente mi rutina nocturna está todo mal porque ni tenía idea de para qué sirve un tónico y tampoco estaba tan consciente que dormirse con maquillaje envejece la cara como 2 semanas ☹️. No todo está perdido porque puedo empezar a ponerle más atención al cuidado de mi cara en este momento y aparentemente todavía produzco colágeno, punto para mi juventud y me quito un punto por novata, o sea quedé igual.

Elisa M Capon

También conocí más sobre las CC cream que sirven de protector solar, nutren y con el tiempo ayudan a perfeccionar la piel, una maravilla que no conocía o por lo menos no con ese nombre.

Aquí se puede apreciar mi cara de preocupación al darme cuenta del amplio mundo del cuidado de la piel.

Elisa M Capon
Manos a la obra

Hora de hacer un maquillaje natural y simple. Lo primero es realizarse una limpieza, se puede lavar la cara y después utilizar una toalla desmaquillante.

Luego se pone el tónico de forma circular alrededor de la cara. Después se utiliza crema hidratante, poquita y una especial para los ojos ya que es una piel muy delicada. Después va el cc cream.

Posteriormente se aplica el corrector que ayuda a iluminar las partes más oscuras de la cara, por lo general debajo de los ojos.

Hasta este momento se aplica la base de acuerdo al tono de su piel y se esparce con una brocha, es muy fácil alrededor de la cara y un poco en el cuello.

Los polvos traslúcidos -polvos de arroz- le da un acabado al maquillaje. Ahora es tiempo de peinar las cejas y rellenarlas. El delineador cuando se usa por dentro de las pestañas da un aspecto más natural, se puede difuminar con la brocha -especialmente si uno no es muy gata en esto del delineado-.

Se puede utilizar un lápiz brillante en las pestañas inferiores que le da un toque refrescante a la cara y además está muy de moda. Finalmente se pone rubor y se le da el toque final a la cara con un iluminador en los pómulos.

Para entender cada paso hicimos la mitad de la cara paso a paso con Carolina, luego nos tocaba solas. Creí que iba a ser un desastre pero Carolina tiene mucha paciencia y explica muy bien. Si se atreve a esta experiencia no dude a ponerse de acuerdo con sus amigas para coordinar un taller con Carolina y aprender más del mundo del maquillaje y de los cuidados de la piel.

Aquí les dejo como quedé, la verdad, yo también estaba sorprendida.

Elisa M Capon

PUBLICIDAD

Facebook del taller: Carolina Cheng Makeup Atelier

Fotografías: Elisa M Capon

Etiquetado como:
  • automaquillaje
  • cómo aplicarse maquillaje
  • Carolina Cheng