Bronceado. Foto de Freepik
Bronceado. Foto de Freepik
Freepik

Cuando me llamaron para ver si me atrevía a broncearme con spray no lo dudé. La idea de tener una piel canela me emocionó y luego de ver el resultado, la verdad es que llegué a pensar que lo quería para siempre.

Para ser franca, es como una dosis de confianza. Se siente una mucho más sexy y segura. De repente, el abdomen se ve todo bonito y las piernas. ¡ni que se diga!

No es que sea magia, pero es una solución perfecta para ocultar por algunos días las estrías y celulitis superficiales.

El resultado se ve como si hubiera ido a la playa por una semana completa. Lo único negativo que realmente le vi, fue la posibilidad de volverme adicta a una piel morena.

Experiencia.

La instrucción inicial fue venir con ropa ligera, nada que se pegara mucho al cuerpo. Yo agregaría que sean prendas que esté dispuesta a manchar: no use sostén blanco ese día.

El experto de Club Piel Dorada fue quien me dio la inducción y su profesionalismo me pareció de admirar.

Para lograr una piel con más color, usan un spray muy ligero que se aplica con una pistola que se rocía mientras uno está de pie.

Obviamente es cuestión de gustos, pero lo ideal es no llevar ropa puesta durante la aplicación del producto, de lo contrario le quedarán las marcas de lo que use. En lo personal, me parece un poco "polo" que queden las marcas del sostén o de la tanga. Pero como dije; es cuestión de gustos.

El procedimiento fue rápido e indoloro. Tardaron unos 15 minutos para teñir la piel.

Una primera rociada, una vuelta, otra rociada por delante, esperar que se seque y una segunda sesión y se acabó.

Para que el producto se adhiera a la piel, lo ideal es no usar cremas ese día y los restantes días no aplicar nada que contenga alcohol.

Una vez que el tinte se seca, queda una sensación pegajosa, pero nada que no se pueda soportar por unas horas. El spray tiene un olor dulce, sin llegar a ser similar al caramelo.

Lo ideal es no ducharse hasta ocho horas después: entre más tiempo sin agua, más se mantiene el producto.

Con los días, el color se va lavando. En la ducha, según las recomendaciones de los expertos, no es bueno exfoliarse o usar agua muy caliente, ya que eso hace que el producto se desprenda. El primer día sí debe restregar un poquito más las rodillas y codos para que no se vean con más color que el resto del cuerpo. No se asuste si ve que el agua sale oscura, es solo el exceso que se está lavando, aunque la mayoría va a quedar en las sábanas que usó esa noche.

Lo ideal es ir a la sesión bien depiladas. Si con los días es necesario depilarse de nuevo, es bueno usar algún producto que humecte la piel para evitar desprender la primera capa que es la que está teñida.

Los resultados son inmediatos, pero la verdad es que lo empecé a notar más al día siguiente. La piel se ve más brillante y con un tono canela. Tiene algunos rastros de brillo que con los días van dejando nuestra piel.

Un detalle más: las zonas con más sudoración pueden llegar a perder su color de forma más rápida, pero eso sucede conforme avanzan los días.

PUBLICIDAD

Se dice que el bronceado con spray puede llegar a permanecer en la piel hast apor dos semanas y, personalmente, ¡se puede convertir en mi nueva adicción!

Referencias: Club Piel Dorada. Tel. 8878-1234.

Etiquetado como:
  • piel
  • dorada
  • bronceado
  • spray
  • Club Piel Dorada