Es importante conocer nuestra piel para elegir el tipo de mascarilla que debemos utilizar.
Es importante conocer nuestra piel para elegir el tipo de mascarilla que debemos utilizar.
Shutterstock.com

La misma mascarilla de tomate que puede ser muy refrescante y tener excelentes resultados en una piel grasa, podría hacer estragos en una piel seca, y un tónico de rosas es ideal para limpiar una piel sensible aunque posiblemente no hará ni cosquillas en una piel grasa. Por ello, es fundamental determinar el tipo de rostro para elegir el tratamiento que mejor nos funciona.

Lo que sí se recomienda para todo tipo de piel es el uso diario de bloqueador solar para evitar el foto envejecimiento que, además de las consecuencias comunes como arrugas y manchas, puede desencadenar en cáncer de piel.

Es necesario tener en cuenta que cada tipo de rostro tiene necesidades diferentes, por ello hasta el tipo de bloqueador solar varía en cada persona, no es lo mismo un bloqueador para una piel seca que el que debería utilizar una persona con dermis grasa. El mercado ofrece productos específicos para cada una, y aquí les compartimos algunos consejos de expertas para elegir los más adecuados. Ya sea que decida consentirse en casa o en un spa, tenga en cuenta estas recomendaciones según su tipo de piel.

Unos chineos poco antes de las vacaciones le permitirán mejores resultados en su piel y su cabello.
Unos chineos poco antes de las vacaciones le permitirán mejores resultados en su piel y su cabello.
Shutterstock.com

Piel Grasa

Este tipo de piel se caracteriza por ser más gruesa y endurecida. Tiene mayor actividad de las glándulas sebáceas produciendo un exceso de grasa. Esta condición ofrece la ventaja de ser una piel más resistente al frío, el sol y el viento, al tiempo que presentan menos arrugas, aunque es necesario controlar el exceso de grasa, ya que esta nos da brillos, un tono más apagado y algunas veces puede tener una apariencia de suciedad.

Recomendaciones:


¿Iluminada o con brillo? Hay que diferenciar entre un rostro graso y uno hidratado. La piel grasa se ve brillante y la hidratada se ve iluminada, radiante, tersa y nutrida.

Piel seca

En la piel seca la actividad de las glándulas sebáceas está disminuida, es una piel poco protegida, es fina y sensible, tiene un color rosado y poros imperceptibles, el tacto puede ser suave en personas jóvenes, si bien con los años es áspero, no tolera el sol, el frío ni el viento. Tiende a descamarse y presentar arrugas finas.

Recomendaciones:

Prevenga la diabetis con yogurt
Prevenga la diabetis con yogurt
Shutterstock

Piel mixta

Es el tipo de piel más común, la mayoría de las pieles adultas son mixtas. Lo que define una piel mixta es que combina ambos tipos de piel, por lo que presenta grasa en la zona T, es decir la frente, nariz, barbilla y sobre el labio superior, mientras que en el resto predomina una dermis seca. Este tipo de piel es el que requiere de mas cuidados, ya que debemos aplicar diferentes tipos de productos en cada zona, para lograr el equilibrio.

Recomendaciones:

  • Limpiar por la mañana y la noche con un gel equilibrante.
  • Tonificar con un tónico sin alcohol, especifico para este tipo de pieles.
  • Utilizar cremas hidratantes y de contorno de ojos libres de aceite.
  • Realizar cada semana una exfoliación y una mascarilla equilibrante.
Fuentes: Danna Jiménez Fiosioterapeuta y Karen Mata, Terapeuta Máster, del Spa Real del hotel Real Intercontinental.

Etiquetado como:
  • belleza
  • spa
  • tratamientos
  • rostro
  • tipos de piel