Sexo por la mañana
Sexo por la mañana
Shutterstock.com

¡Qué guapo aquél chavalo! Alto, sexy, huele rico y sabe vestirse bien. Perfectamente pasa por modelo. Podría colarse entre las páginas de revistas con poses que resalten sus atributos. Sí, no habría ni que pensarlo, podría estar con alguien así. Alto aquí, ¿está segura de que todos estos atributos le garantizan un buen sexo?

La respuesta es un rotundo NO. Si bien la atracción física es muy importante no ocupa el primer lugar en relevancia, ya que es sustituida por aspectos sicológicos y la relación en pareja.

Para que la experiencia sea plena, es indispensable conocer los gustos de la persona con la que vamos a intimar y, muy importante, que tengan presentes los nuestros.

En las parejas con historial por delante se requiere de estar pendiente de lo qué está pasando con lo cotidiano y hasta asegurarse de que aspectos de la economía estén en orden, debido a que todo esto pude alterar la disposición de tener relaciones sexuales.

Para asegurar un buen momento lo ideal es evitar condiciones de estrés y sobre todo mantener una comunicación directa.

Creer que todas las relaciones se deben concretar en un encuentro coital puede alejar el erotismo de lo cotidiano y generar rechazo a un acercamiento natural. Este problemita se presenta sobre todo en parejas con deseos arrítmicos, donde uno de los dos desea con más frecuencia concretar el acto sexual.

Como ya dijimos, lo físico atrae pero no es garantía. Lo que sí le puede ayudar es entender que cada etapa tiene su ajuste; es decir, no siempre se tendrán mariposas en el estómago como cuando vimos a aquella persona por primera vez, o el deseo no será el mismo, pero esto no tiene porqué ser malo.

Para la sexóloga María Mora "la relación debe madurar con el tiempo, y es aquí cuando las parejas deben de ajustarse a cambios que renueven el deseo".

Etiquetado como:
  • sexo
  • relación sexual
  • requerimientos
  • cuerpo
  • sicología
  • pareja