Mujer haciendo ejercicio en casa
Mujer haciendo ejercicio en casa
Shutterstock.com

Hacer ejercicio en casa es una solución práctica para cumplir con el requisito mínimo de actividad física, sin embargo, la falta de asesoría podría provocar lesiones musculares e incluso agravar enfermedades crónicas.

El ajetreo diario y la falta de tiempo es una de las justificaciones más comunes de muchas personas para no ir a un gimnasio o un Centro de Acondicionamiento Físico (CAF). Por ello, surgió una nueva tendencia de comprar o descargar videos de ejercicios que prometen un cuerpo escultura en pocas semanas... promesas que muchas veces son falsas.

El ejercicio se debe realizar según los objetivos personales de cada quien y debe ir acompañado de un plan alimenticio, control médico y asesorado por un promotor de la salud física debidamente calificado, según comentó Gustavo Rivera, promotor de salud física y académico de la Escuela de Ciencias del Movimiento Humano de la Universidad Nacional (Ciemhcavi-UNA).

Mujer haciendo ejercicio en casa
Mujer haciendo ejercicio en casa
Shutterstock.com

Ya sea por recomendación médica, control del sobrepeso o por recreación, el ejercicio debe trabajarse forma gradual. Es decir, sin la pretensión de recuperar en un mes 30 años de sedentarismo.

Rivera calificó como “preocupante” el hecho de que en la actualidad algunas personas están adoptando el ejercicio como si fueran sus propios entrenadores, sobre todo por medio de la descarga de aplicaciones de los sistemas móviles, como por ejemplo programas de entrenamiento de Insanity Workout, Crossfit y Spinning, entre otros.

“La mayor parte de estas rutinas son generales y no evaluadas por un promotor de la salud física; a pesar de eso, las personas las realizan sin el menor conocimiento en movimiento humano, con una falsa expectativa de alcanzar su objetivo en corto tiempo, y es ahí donde se inicia el ejercicio de forma insegura”, explicó.

Rivera enfatizó que el riesgo de lesionarse con un video de ejercicios es muy alto. Las lesiones más comunes son en las articulaciones y músculos, o bien agravar enfermedades crónicas como la hipertensión, factor de riesgo para el corazón, dado que se esfuerza al cuerpo mucho más allá de sus límites.

Etiquetado como: