Al practicar en pareja se puede fortalecer los vínculos desde un lugar de compasión, respeto, amor y generosidad. Además de los beneficios a nivel físico como el fortalecimiento del sistema óseo-muscular, la coordinación y la flexibilidad. Poder conectar con otro ser humano desde un espacio sano y no violento”, explica María Pilar Cortés, instructora de yoga en la Universidad de Costa Rica.

Si le interesa esta practica no espere más consiga su mat (alfombra donde se realizan las posturas) y ropa cómoda y conozca los múltiples beneficios del yoga:

Relajación: ayuda a la ansiedad

En un principio uno está demasiado consciente de las posturas y de los movimientos, pero conforme pasa el tiempo se aprende a centrarse en la meditación y respiración”, comparte Franz Schlager, instructor de yoga en el gimnasio Skorpio.

En pareja es fundamental tener el control del cuerpo de cada uno. Así pueden relajarse y concentrarse en ejecutar de manera correcta cada postura. Es un espacio de encuentro donde se puede conocer mejor al otro. También Pilar Cortés menciona que “el sistema nervioso parasimpático es un sistema de reposo y se relaciona con la relajación general, baja el ritmo cardiaco y respiratorio, relaja la musculatura entre otras acciones”.

Respiración: camino a la conciencia

A través de una respiración profunda uno logra estar más atento en lo que está pensando y así puede cambiar un poco la forma de pensar o percatarse cuando está pensando de una manera que nos afecta”, explica Franz Schlager, instructor de yoga.

Hay varios tipos de respiración, en pareja se puede sincronizar la respiración para encontrar más calma y conexión en el ejercicio.

De las más utilizadas en las clases de yoga que tanto Cortés como Schlager recomiendan es la respiración “Ujjayi” conocida también como la respiración del océano, ya que al exhalar se emite un sonido como cuando las olas del mar tocan la orilla. Consiste en inhalar a través de la nariz y en el momento de la exhalación se emite el sonido gutural semejante a las olas. Mucho del secreto del yoga es ser consciente de la respiración y concentrarse en ella.

Concentración y disciplina: crecer en la práctica

Franz recomienda dejar afuera el celular y los pensamientos diarios para así involucrarse plenamente en la práctica. Es esencial concentrarse en cada postura, esfuerzo, en cada inhalación y exhalación buscar –a través de la concentración– un mayor esfuerzo. Con la constancia se logra una mejor concentración, se recomienda practicar yoga de 2 a 3 veces por semana.

Si usted tiene el tiempo para hacer yoga debe exigirse tanto como su cuerpo le permita, sin compararse a los demás aunque estemos en grupo o pareja. Ya que todos tenemos limitaciones y cuerpos diferentes. Pilar comenta que lo primero es “tratar al cuerpo de manera no violenta, así que cada uno va a su nivel, con la autoexigencia según sus posibilidades, tanto físicas como emocionales, en ese momento. Es entonces donde podemos trabajar de forma disciplinada pero no de manera violenta o en competencia con los demás, sino con aceptación”.

La instructora también explica que en las clases de yoga se presta particularmente atención al “aquí y ahora”, es decir enfocar la atención en el momento preciso y no en el pasado o bien futuro, que genera ansiedad.

También los instructores recomiendan que al inicio de cada práctica se escoja cuál va a ser la intención personal de esa clase.

Destino final: la felicidad

Es importante afirmar que la felicidad es un concepto muy subjetivo. Lo que es cierto es que hay un gran porcentaje de personas que practican yoga y que al final de la práctica perciben una gran sensación de plenitud y bienestar.

Un estudio de Book Yoga Retreats encuestó a más de 650 personas que han hecho yoga y el 88.4% concordaron en que el yoga les ha dado por lo menos un impulso hacia arriba en su nivel de felicidad. Mientras que el 59% está fuertemente convencido de les ha ayudado considerablemente a que se sientan mejor y más felices.

Franz describe la sensación al finalizar una sesión de yoga así “uno siente que todos los problemas y aspectos que nos molestan desaparecen, nos desconectamos totalmente de nuestros problemas para simplemente ser tranquilidad, amor y naturales”. También explica que el crecimiento personal que se logra hace que se sienta más satisfecho con sus logros.

La sensación de sacar un momento para uno y para compartir brinda bienestar y plenitud. Además, Pilar afirma que hay un aumento de numerosos neurotransmisores que influyen en el estado de ánimo, como la serotonina y la dopamina. Finalmente ella comparte la siguiente reflexión: “El mat es un espacio seguro para soltar aquello que ya cumplió su cometido en nuestras vidas. A medida que soltamos damos espacio a cosas nuevas y positivas en nuestro camino”.

Etiquetado como:
  • yoga en pareja
  • beneficios del yoga
  • ejercicios contra la ansiedad