La leche de vaca contiene proteínas de alto valor biológico
La leche de vaca contiene proteínas de alto valor biológico
Pixabay.com

1. El organismo de las personas no es apto para digerir la leche de vaca: El sistema digestivo produce lactasa, una enzima cuya función específica es digerir la lactosa de la leche. Hay personas que producen esta enzima en menor cantidad, generando el padecimiento conocido como intolerancia a la lactosa. En estos casos, se recomienda consumir leche deslactosada.

2. La leche recién ordeñada es más nutritiva: Las propiedades nutricionales de ambas leches son casi iguales. Ahora bien, como regla general, las leches que encontramos a la venta en los distintos comercios están también enriquecidas con vitaminas y minerales. Cabe recalcar que los productos lácteos que se producen a nivel industrial, son sometidos a procesos de pasteurización que destruyen los gérmenes que pueda haber en la leche cruda, evitando así, posibles enfermedades infecciosas.

3. El contenido nutricional de la leche de almendra es igual al de la leche de vaca: El contenido nutricional de ambas leches difiere ampliamente.

4. Solamente los niños deben tomar leche: La leche es el principal alimento fuente de calcio y, además, contiene todas las vitaminas y proteínas necesarias para facilitar la absorción de este mineral. Por este motivo es importante tener una dieta rica en calcio desde la infancia hasta una etapa temprana de la adultez.

5. La leche descremada no aporta calcio: La leche descremada aporta igual o un poco más de calcio que la leche entera. La diferencia fundamental entre la leche entera, la leche descremada y la semidescremada radica, únicamente, en el contenido de grasa.

6. La leche de vaca puede ser reemplazada por la leche de soya: Algunos nutrientes contenidos en la leche de vaca, facilitadores de la absorción del calcio, no se encuentran en la leche de soya. Por ende, la leche de soya no es un sustituto equivalente de la leche de vaca.

7. Si tengo el colesterol elevado no puedo consumir leche: La Asociación Americana del Corazón indica que las grasas saturadas y las grasas trans son las principales responsables de elevar el colesterol. En estos casos se recomienda el consumo de leche descremada en lugar de leche entera.

Fuente: Patricia Vial, gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica.

Etiquetado como:
  • leche
  • mitos
  • nutrición
  • alimentación
  • dieta