Lactancia
Lactancia

En la lactancia la mujer debe cuidar la alimentación porque todo lo que consume pasa al bebé a través de la leche materna, el déficit de nutrientes en la madre se verá reflejado en la salud de ella y de su hijo.

Algunos nutrientes, como el sodio, calcio, hierro o zinc, permanecen constantes en la leche aunque la ingesta materna aumente; otros, como el yodo, el flúor y casi todas las vitaminas, dependen de la ingesta de los mismos que realice la madre.

El consumo diario recomendado para las mujeres lactantes es de 2.700 kcal, frente a las 2.200 para las no lactantes, por lo que es muy importante mantener una salud nutricional óptima y una alimentación variada que se ajuste a sus necesidades.

Recomendaciones nutricionales durante la lactancia:

  1. No consumir alimentos flatulentos como garbanzos, pimientos, brócoli, coles, que pueden provocar gases en el bebé.
  2. Evitar las comidas muy picantes o especiadas que pueden provocar cólicos en el niño.
  3. Limitar el consumo de pescados enlatados o conservas, es mejor consumirlos frescos.
  4. Prescindir del alcohol y el café. Las bebidas alcohólicas como la cerveza pueden disminuir la producción de leche, las bebidas con cafeína producen irritación e insomnio en el lactante.
  5. No fumar ya que la nicotina pasa a la leche materna y disminuye su producción.
Alimentos importantes durante la lactancia:

  • Calcio: Durante la lactancia se produce una pérdida fisiológica del 3 al 7% del calcio óseo, que se recupera espontáneamente a partir de los 6 meses. La ingesta recomendada de calcio para las mujeres de 19 a 59 años es la misma, 1.000 mg al día, tanto si dan el pecho como si no.
  • Vitamina B12: Esta vitamina proviene únicamente de proteínas de origen animal, por eso las personas vegetarianas requieren tomar suplementación para cubrir las necesidades nutricionales.Estos suplementos son particularmente importantes para la embarazada y la madre en período de lactancia, que no consumen alimentos de origen animal, para evitar problemas en el bebé.
  • Agua: La hidratación es muy importante, tanto durante la lactancia como en cualquier etapa de la vida, para saber cuánto líquido se debe ingerir simplemente se debe poner atención a la sed.
  • Hierro y yodo: Se recomienda la suplementación con yodo durante el embarazo y la lactancia. La ingesta recomendada de hierro se reduce a la mitad durante la lactancia, principalmente porque disminuye la pérdida menstrual de hierro. No se recomiendan suplementos de hierro a las madres, a no ser que tengan una anemia ferropénica.
La madre lactante puede hacer una dieta libre, comiendo lo que quiera y la cantidad que quiera y bebiendo cuando tenga sed, pero una dieta rica en fibras, con verduras, frutas y cereales integrales, es clave para la buena nutrición de la madre y el niño, además de evitar el estreñimiento. No se debe seguir una dieta para perder peso, ya que las grasas acumuladas en caderas y muslos son la fuente de energía para la lactancia.

Fuente: Melania Cevo, nutricionista de Consultas Nutrición (tel.: 8837-5398)

Etiquetado como:
  • lactancia
  • maternidad
  • mamá
  • bebé
  • nutrición
  • alimentación