Consiste en un jugo alto en fibra y particularmente alto en azúcar.
Consiste en un jugo alto en fibra y particularmente alto en azúcar.
Pixabay

Una opción saludable para acompañar sus meriendas o comidas regulares es un jugo, pero sepa que dependiendo de cómo lo prepare puede perder los nutrientes más importantes. Para que estos no se pierdan, incluya la cáscara, en caso de ser comestible y no adicione azúcar.

Melania Cevo, nutricionista de Consultas Nutrición explicó que al momento de elaborar un jugo con frutas, estos generalmente contienen suficiente azúcar con la fructosa, adicionar más puede ocasionar un aumento en las calorías, la ansiedad, el riesgo de diabetes, triglicéridos altos y grasa abdominal.

Los jugos son ricos para una tarde calurosa y en ocasiones nos sirve para aprovechar esa fruta que está amarga o majada, pero siempre será mejor consumirla entera ya que su contenido nutricional es más alto.

"La diferencia entre consumir la fruta entera y el jugo de la misma radica en que la primera produce una quema calórica, es decir, la persona quema calorías al masticar y digerir la fibra dietética, esto hace que el azúcar ingrese de forma más lenta al torrente sanguíneo. Mientras que con el consumo de los jugos, las sustancias ingresan de forma directa al torrente sanguíneo lo cual aumenta la secreción pancreática de insulina y por ende la quema de grasa en el área abdominal se torna más difícil", indicó Cevo.

Para aprovechar las vitaminas y minerales utilice las cáscaras, esto aumenta la fibra, por ejemplo el jugo de zanahoria es aún más nutritivo con ella, no tenga miedo, solamente debe lavar muy bien si va a utilizar toda la fruta o vegetal.

Si usted es una personas con intolerancia a los carbohidratos, resistencia a la insulina, diabetes, triglicéridos altos, lesiones hepáticas fuertes, entre otros, no deben consumir jugos o extractos de forma rutinaria, ya que sube el azúcar en la sangre.

Y en el caso de tener colitis severa, inflamación intestinal, pólipos, divertículos, enfermedad de Crohn, ostomías, síndrome de intestino irritable, pueden sufrir de dolor o lastimarse el tubo digestivo al consumirlos. Siempre es bueno consultar con un especialista.

Cinco jugos que no puede dejar pasar

  • Jugo de Zanahoria (1 taza, 100 kcal): Consiste en un jugo alto en fibra y particularmente alto en azúcar. Además, es rico en betacarotenos y antioxidantes. Se caracteriza por ser excelente para la piel, digestión y visión.
  • Jugo de Piña (1 taza, 120 kcal): Es considerado excelente para la digestión debido a que posee una enzima que ayuda con la asimilación de las proteínas, es un diurético excelente así que es muy buena opción para personas que retienen líquido o sufren de hipertensión arterial.
  • Jugo de Naranja (1 taza, 120 kcal): El jugo de naranja es recomendado para subir las defensas. Además, mejora la condición de la piel, la circulación y ayuda a reducir la inflamación. Alto en vitamina C y folatos.
  • Jugo de Remolacha (1 taza 130 kcal): Recomendado por ser altísimo es antioxidantes, esto mejora la salud cardiovascular y contribuye a reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer, a su vez favorecen la digestión. Es alto en azúcares, así que no se debe consumir más de 2 veces a la semana.
  • Jugo de Tomate (1 taza, 100 kcal): Se caracteriza por ser alto en licopeno, un compuesto orgánico y antioxidante el cual se encarga de subir las defensas. Particularmente, su consumo es recomendado en hombres debido a que resulta beneficioso para la próstata.
Fuente: Melania Cevo, nutricionista de Consultas Nutrición (tel.: 8387-9685).

Etiquetado como:
  • Salud
  • jugos
  • vitaminas
  • azúcar
  • cáscara