Cirugía estética en adolescentes
Cirugía estética en adolescentes
Ilustración de Augusto Ramírez

Para todo hay edad. Ponerse senos, quitarse nariz u operarse las orejas. ¿Cuál será la edad apropiada para cambiarse el cuerpo o el rostro? Aquí el criterio de tres cirujanos y una sicóloga.

Imagine a Jessica. Tiene 15 años y las inseguridades a flor de piel, burbujeantes como las hormonas propias de su tiempo adolescente. Va al colegio, tiene amigas y le gustan los deportes de equipo. Hasta hace un par de años, Jessica veía su cuerpo diferente o quizá no lo notaba como lo hace hoy.

Atlética y alta, tiene las caderas anchas y llama la atención. Solo hay una cosa que la desvela: su busto pequeño. Todas sus amigas son igual de esbeltas, pero tienen senos voluminosos.

Jessica se siente acomplejada y ya ha recibido comentarios críticos y burlas. No solo por parte de sus compañeros de colegio y del equipo, también por parte del muchacho que le gusta. Incluso su mamá se lamenta constantemente de su reducido busto.

Jessica decide que no será feliz y no se sentirá completa a menos que para su cumpleaños pueda tener unos implantes de seno que dejen callados a todos los que le han hecho bullying.

Jessica es un nombre ficticio, Jessica son cientos de chicas adolescentes con complejos sobre su cuerpo. Usted pudo haber sido Jessica, yo también; incluso sus hijas pueden sufrirlo o quizá ya han pasado por eso.

La cirugía estética en adolescentes en un tema delicado. Someterse al bisturí para que una parte de su cuerpo, que está sana, luzca diferente, es una decisión que no se puede tomar a la ligera. Requiere seguridad y sobre todo, mucha madurez, por tratarse de un procedimiento permanente.

La sicóloga infanto juvenil, Catalina Cárdenas, de Torre Médica Momentum, ha trabajado con muchos adolescentes que tienen diferentes motivaciones para buscar un cambio físico a través de la cirugía.

"Hay que ver cuál es la motivación del chico o la chica a la hora de buscar esos cambios: muchas veces ellos sienten que con esos cambios ya los van a aceptar. Puede ser que no sean aceptados por otra razón... Porque tienen problemas de habilidades sociales por ejemplo. Aunque tenga más pecho o menos panza, el problema va a continuar y eso hay que determinarlo en consulta", explica la experta.

La sicóloga aconseja un breve proceso de terapia previo a la cirugía, donde se estudie cuál es el objetivo principal del adolescente.

"Si es ser aceptado o parecerse a alguien o complacer a alguien como la mamá o las amigas, es un indicador de que hay que trabajar identidad, autoestima y habilidades sociales. Esas son tres claves importantes antes de decir que sí a una cirugía", subraya Cárdenas.

"Otra de las razones por las que nos envían chicos a los sicólogos es para explorar que el deseo es realmente del adolescente y no sea la mamá que quiere verse bella o hacer cambios a través de su hija. Con el adolescente hay que explorar si lo está haciendo por sí mismo, por su grupo de pares o por sus papás", agrega.

¿Salud o vanidad?

Cirugía plástica es un concepto amplio. Lo primero que se debe tener en cuenta es que esta se divide en reconstructiva y estética.

La cirugía reconstructiva es la que pretende reparar malformaciones o secuelas de accidentes. Se trata de un procedimiento médico que busca devolver a la "normalidad" al paciente para que pueda tener una mejor calidad de vida.

A diferencia de la anterior, la cirugía estética es la que busca un cambio físico en pacientes sanos para corregir alteraciones de las normas estéticas y así obtener más armonía facial o corporal o detener las secuelas de envejecimiento. Este tipo de procedimiento repercute también en la estabilidad emocional del paciente pues le ayuda a mejorar su calidad de vida y su autoestima.

El debate viene con el tema de la edad. ¿Cuál será la edad apropiada para cambiarse el cuerpo o el rostro?

Cárdenas explica que es después de los 15 años cuando comienza una etapa en la que el ser humano busca ser aceptado por sus pares. Entre los 14 y los 15 años nos damos cuenta de por qué la gente es querida o no y tenemos más conciencia de cuál es el ideal de belleza de la sociedad.

PUBLICIDAD

La sicóloga nos recuerda que también esa es la época donde comienzan las fiestas y reuniones sociales entre adolescentes y en ese momento la autoestima está muy ligada a la autoimagen y los adolescentes quieren verse bien para ser aceptados por sus amigos. Los 14 o 15 siguen siendo la edad promedio a la que este interés se despierta.

Además, el acceso a la información ha cambiado y los adolescentes tienen miles de datos a solo un clic de distancia. Por esta razón ahora es más frecuente que quieran tener la nariz de una actriz, las orejas de una cantante o el mentón de una youtuber. La admiración por sus ídolos se traduce en querer parecerse a ellos.

El cirujano plástico Federico Macaya, de la clínica New Image, explica que se debe tener especial cuidado con los adolescentes pues el cuerpo humano va en desarrollo y en crecimiento. Las diferentes estructuras de la cara van creciendo y llegan a un término a diferentes edades.

Por ejemplo, la nariz termina de crecer generalmente hasta los 16 o 17 años. Mayaca recuerda que las narices nunca se pueden operar antes de los 15 años pues el cartílago continúa en desarrollo.

"Si uno hace una rinoplastia, puede que quede muy bien, pero el resultado se va a alterar porque la nariz continúa creciendo y se producen irregularidades. Puede crecerles una giba o un supratip (montañita en la punta de la nariz)", detalla el médico.

Lo mismo ocurre con el proceso de las mamas. Estas terminan de crecer por lo general a los 18 años. Salvo algunos casos, el tamaño de los senos a los 18 será el tamaño regular que estos tendrán durante la vida y se verá alterado con los embarazos o depende de las hormonas. Macaya aconseja nunca operar el busto antes de los 18 años.

A pesar de ello, hace la salvedad de que, generalmente, con el tema de implantes no hay tanto problema pues al colocarlos el tejido mamario no se altera. El problema es cuando se hacen reducciones de busto en adolescentes. Esto se hace porque a veces las niñas tienen mucho busto y les genera problemas de postura.

Por su parte, el cirujano plástico Mario Alvarenga, de Torre Médica Momentum, asegura que, desde su criterio, en el caso de cirugías de nariz, orejas, cachetes y papada - procedimientos muy comunes entre la población más joven- no tienen una limitación propiamente de edad. El cirujano asegura que inclusive la liposucción en hombres para el abdomen puede hacerse sin importar la edad.

En cuanto a otros procedimientos estéticos, Alvarenga segura que por ejemplo el botox, utilizado para paralizar los músculos e impedir el pronunciamiento de las líneas de expresión, puede utilizarse de modo preventivo casi a cualquier edad.

"Vos podés ponerte botox desde que te da la gana. El botox va a provocar una parálisis de los músculos. Yo tengo muchas pacientes que tienen promedio de 20 años y se ponen botox. ¿Por qué? Recordá cuando vas manejando y llevás el sol de frente y fruncís el ceño. Hacer ese gesto durante toda la vida va a provocar que a los 40 años se convierta en una cicatriz en la piel y hace una línea. Cuando esa línea ya está marcada nada la quita. Entonces, ya a esa edad no se va a quitar, solo va a disminuir. La gente joven puede utilizarlo como medida preventiva. El botox se puede aplicar toda la vida, durante años, la clave está en poner la cantidad adecuada para seguir manteniendo la expresión", asegura el cirujano.

El cirujano plástico Jorge Badilla, miembro de la Asociación Costarricense de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética, no está de acuerdo con este criterio.

Badilla establece que la Asociación tiene muy claro que en menores de edad son muy pocos los procedimientos que se pueden realizar de manera estética. Básicamente son dos los más frecuentes: la cirugía de orejas y la de nariz. Esto, porque para el resto de procedimientos el adolescente se encuentra aún bajo efectos hormonales y sigue creciendo.

En el caso del botox, Badilla insiste en que no hay necesidad en absoluto de inyectarse botox antes de los 30 años pues esa es la edad en la que inicia el proceso de envejecimiento en el ser humano.

"Si hablamos de orejas, tratamos de no manejarlas hasta después de los seis años de edad porque hay centros de crecimiento que pueden detener el desarrollo de la oreja y lo que podríamos hacer es llegar a deformarla o no permitir que desarrolle en su totalidad", aseguró el experto.

"En el caso de la nariz, existe literatura que habla que esta se puede intervenir a partir de los 10 años y algunos otros autores hablan de 14 años en adelante", detalló.

Para Alvarenga, el aumento de senos podría hacerse desde los 15 años según el caso. Eso sí, advirtiéndole a la joven que debido a su desarrollo natural, el tamaño de sus senos puede llegar a variar, alterando el resultado de la operación.

"Por ejemplo, hay una enfermedad llamada síndrome de Poland, que puede provocar que el busto de un lado sea mucho más pequeño. En caso de tener un síndrome como este, yo podría operarla desde los 15 años, no tengo ningún problema. Sí hay que advertirle que de los 15 a los 20 años es cuando más desarrollo va a tener. La paciente tiene que ser consciente de esto", detalló Alvarenga.

"Si la paciente quiere operarse se va a operar. Yo no puedo ser más papista que el papa. No puedo decir yo no te opero porque sos menor de edad. Yo considero que yo cumplo mi responsabilidad como médico diciéndole que está muy joven y puede desarrollar un poco más en estos años y podría esperar. Pero si la paciente me dice que quiere implantes y está muy segura, ok", agregó.

Los adolescentes están expuestos a sufrir bullying y es por ello que buscan recurrir a cirugías plásticas a temprana edad. Esto debe tomarse en cuenta y se debe referir a los pacientes a sicólogos si se determina que no son lo suficientemente maduros para este procedimiento.

¿Qué cambia tras una cirugía estética?

A veces las personas se hacen el procedimiento con altas expectativas que no son realistas. Piensan que el cambio los arreglará más allá de su físico.

"Cuando comienzo el proceso con una expectativas muy idealizadas fruto de la pasión adolescente y luego veo que no toda mi vida cambió por lo que me hice, me siento muy mal", explicó la sicóloga Catalina Cárdenas.

La experta recuerda a los padres que deben acompañar al adolescente en todo momento y asegurarse de conocer con exactitud sus expectativas pues si estas no se cumplen tras la cirugía, pueden sentirse defraudados.

También, recuerda que el síndrome dismórfico es un criterio importante a considerar. Los adolescentes con este síndrome se ven diferentes a como los perciben los demás. De allí vienen otros problemas como los trastornos alimenticios. "A vos te operan, puede que te quiten todos los kilos de grasa que era posible, pero te seguís viendo igual y ahí ya no hay cirugía que valga", detalla.

"Si se da una depresión tras una cirugía, es una respuesta a las expectativas. Si estas son desmedidas, puede haber depresión", concluye la sicóloga.

Tips a considerar si sus hijos quieren operarse

  • Explore sus motivos y asegúrese que el procedimiento sea de beneficio para el adolescente y no se haga para complacer a otros.
  • Analice si el adolescente es víctima de bullying.
  • Diferencie la cirugía reconstructiva de la estética.
  • Antes de cualquier procedimiento, se debe fortalecer autoestima, identidad y habilidades sociales de los adolescentes.
  • Recurra a un profesional de sicología en caso de no tener herramientas para manejar la situación.
  • Asegúrese de elegir un cirujano colegiado, que forme parte de la Asociación de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética.
  • Investigue bien cuando se ofrece un procedimiento innovador. Si promete cambios mágicos lo mejor es dudar y preguntar a un médico con experiencia.
Edades mínimas para operación estética

Orejas: 6 años

Nariz: 14 años

Busto: 18 años

Otros procedimientos: consultar con el cirujano plástico.

Etiquetado como:
  • cirugía plástica
  • cirugía estética en adolescentes