La semana pasada viajé a Nicaragua. Sólo me fui por cuatro días pero cuando llegué de vuelta y entré al Facebook en suelo tico y noté que todos escribían comentarios sobre un tal Gerardo. Entré a varias páginas para entender de qué estaban hablando pero no lograba encontrar la verdadera historia.

Minutos después me subí al taxi y le pregunté al taxista ¿Quién es Gerardo? y fue el señor chofer que me explicó lo que había pasado.

Un muchacho de 22 años grabó con su celular a un señor acosador en las calles de San José que con su celular grababa las nalgas de una mujer. El señor la perseguía disimuladamente tratando de grabar debajo de su falda. El muchacho subió este video en Facebook y misteriosamente días después el muchacho lo apuñalaron y se encuentra en condición crítica en el hospital. El señor dice no tener nada que ver con el caso y todo está bajo investigación criminal.

Son muchas cosas en un solo caso. La violencia cobarde que se vive ahora en nuestro país y el morbo y machismo que todavía existe.

Tamela - OXO
Tamela - OXO
Tamela - OXO

Muchos escriben que las mujeres son las culpables por provocar al hombre, la madre del señor que grababa las faldas de la mujer dice que fue el Diablo el culpable.

Pongámosle nombre a las cosas y no culpemos a otras personas por nuestros crímenes, delitos, errores y pecados. Si me comí un tarro de helado, no voy a decir que el helado es el culpable por ser tan rico y tentador. Soy yo quien no tiene la disciplina para no comerlo.

Como mujer debo admitir que me visto dependiendo del país o lugar en donde esté y tristemente cuando viajo a Suecia o Europa o estoy de vacaciones y hace calor, estoy feliz de poder usar shorts cortos y ropa ligera, lo cual en Costa Rica sólo lo hago en las playas… ¿Por qué no me visto así en San José, aunque muchas veces hace el mismo calor que en las playas? Por lo que me ha pasado y eso no lo hace correcto.

Cuando tenía 18 años y mi familia y yo nos mudamos devuelta a Costa Rica después de varios años en Suecia me había olvidado de muchos detalles de las calles de San José. Estaba FELIZ de estar de vuelta en Costa Rica. Tomé un bus a Chepe, me compré un helado y una botella de agua y caminé por la Plaza de la Cultura feliz comiendo mi helado. Cuando de pronto un viejo cochino se me acerca y me susurra en el oído: "Mami, si, que rico, chupa ese helado". Asqueada boté el helado al piso y le di un botellazo. ¡Estaba furiosa! Toda mi experiencia de alegría e inocencia, de estar feliz caminando por las calles, comiendo helado se fue...sobra decir que ya nunca camino comiendo helado…y lo sé... ahora contándolo a muchos puede darles risa pero, prometo que no me pareció chistoso ese día ni me parece hoy que debería ser motivo de risa.

En los siguientes días me di cuenta, que cuando hacía mucho calor y yo andaba con ropa ligera muchos hombres me miraban con cara de violador. Como si fuera una muñeca o un trapo sin pensamientos, ni un ser vivo... te miraban como si fueras una muñeca inflable con la cual podían hacer lo que se les antojara. Así que poco a poco empecé a cambiar mi forma de vestir, con cólera pero también para evitar esas miradas que me daban rabia.

Años después cuando viajé de vuelta a Europa y me di cuenta que ese morbo no era socialmente aceptado y que la gente podía vestir lo que quisiera sin que nadie te mirara mal, sentí una libertad inmensa y también tristeza porque en nuestras tierras tener esa obsesión... no en todos pero, en muchos de los hombres… es como un juego que les enseñan a los chicos desde niños, a ver quién puede inventarse la frase más descarada o la mirada más cochina.

Otra cosa que aprendí y que ahora me cuesta quitar, es que al caminar en la calle nunca veo a nadie en la cara. Así que muchas veces la gente me grita:

"¿Di, ya no saluda?" Y no es que todo el mundo en la calle te mira mal pero sólo con esos 3 o 5 pervertidos que te ven así, da tanta cólera que preferí no ver a nadie.

¿Por qué nos hemos acostumbrado a no decir nada? A vestirnos diferente, a no enfrentar al descarado y parar esas ofensas, porque ¡SON OFENSAS!. Es muy diferente dar una sonrisa, un piropo bonito o una ayuda a un extraño.

¡Padres, hombres, ciudadanos, dejen de enseñarles a sus hijos y hermanos a decir cochinadas... madres, novias, esposas no dejen que sus hombres las traten como un objeto!

El esposo de Alicia Keys subió una foto en su Instagram el otro día que me pareció fantástica.

TH
TH
Instragram Realswizz

therealswizzz : Had to get sharp for my very important date tonight. It's very important for Dads to put that quality time in as much as possible. So when she gets older she knows how to be treated.

Tenía que ponerme guapo para una cita muy importante esta noche. Es muy importante para padres tener ese tiempo de calidad con sus hijas lo más a menudo posible. Para que cuando crezcan sepan cómo tienen que ser tratadas por un hombre.

Etiquetado como:
  • Atentamente Tamela
  • Acoso en las calles