• Conversemos

  •  

Mi cuerpo, mi placer, mi decisión

Chicas, yo las quería tomar en cuenta para el siguiente post sobre sexo casual con amigos, en serio que sí, pero no puedo. Es que sus opiniones son diametralmente opuestas a la mía y este es un espacio de opinión. Como dicen en tuiter: #SorryButNotSorry. 

Me preocupa lo que muchas mujeres piensan sobre el sexo. Me preocupa porque siento desinformación, prejuicio y poca autodeterminación sobre su cuerpo. Sobre el cuerpo de las mujeres suele opinar la familia, la Iglesia, los políticos, los otros, las otras, todos menos nosotras.

Tanta cosa ni siquiera nos deja disfrutar de placer pensando que es pecado. La primera vez que yo fui a un motel pasé varios días sintiendo culpa. Ir fue una decisión consciente, planeada, conversada, deseada. Era mi novio de mucho tiempo, ambos mayores de edad, ambos inexpertos queriendo experimentar. Ambos con las hormonas al máximo. Sin embargo, fui yo la que luego no podía ni dormir pensando que hice algo mal: coger en un motel, pasarla rico.

sexo, hacer el amor, tener relaciones, relaciones sexuales, coito, sexualidad
FOTO: ampliar

Tuvieron que pasar los años, la experiencia, la educación, la rebeldía y los cuestionamientos para, por fin, disfrutar del sexo sin culpa. ¡Y cómo se disfruta! Mi cuerpo, mi placer, mi decisión. #SorryButNotSorry.

La primera vez que yo tuve un acercamiento sexual con un chico, no me metió un dedo sino dos. Yo pasé un mes preocupada por la posibilidad un embarazo. Sí, se pueden reír. Además, no dormía pensando cómo le iba a decir la noticia a mi abuelita católica y apostólica. Ya fue suficiente. Deberíamos de dejar de hablar tanto de almas, castigos, pecados... y empezar a dar información útil, asertiva y real a los adolescentes.

PUBLICADO: 12 de Septiembre, 2014 AUTOR:

Cosas ricas (un blog que no es de gastronomía)

Por Mónica Morales

Pensamientos e ideas, realidades y prejuicios: nos guste o no, esto es lo que hay. Divirtámonos, critiquemos, odiemos y amémos las mil y un cosas que nos suceden a diario. Tratemos de cambiar las que más nos interesen y las que no, aceptémolas con elegancia. Al fin y al cabo, es lo que hay.