• Conversemos

  •  

El sexo ya no es igual

Este blog nació como un medio para conversar cosas sobre mujeres con mujeres, y se transformó en un espacio de diálogo sobre temas de sexo, con hombres y mujeres por igual. ¿Cómo sucedió? No lo sé. Creo que el sexo se me da fácil, lo disfruto (hacerlo y escribir acerca de él).

Sin embargo, hace un año el sexo era aprender a decir sí cuando me daba la gana o decir no cuando no se me antojaba. Era aprender a ligarme al mae del bar y no tener remordimiento por un " one night stand". Era disfrutar de tener dos orgasmos en una noche. Era apropiarme de mi cuerpo. Era revolución sexual.

La mayoría de los temas que acá se han tratado salieron de sobremesas con amigas y amigos; de risas cómplices y anécdotas vergonzosas. Pero las cosas cambian. Quien alguna vez me sugirió que escribiera sobre los tipos de hombres que hay en Costa Rica y con quien reí esbozando el texto, hoy tiene novia y apenas me habla. Y con quien conversé sobre cómo se chupa a una chica, hoy lo hace a la perfección.

Ya no se me antoja hablar de asuntos de veinteañera heterosexual, porque crecí pero sobre todo porque sé que mis lectoras y lectores (la razón de ser de este blog) también han crecido. Quiero saber cómo cogen las lesbianas (la versión realista, no la de los videos porno dirigidos por un hombre que les dice a las chicas cómo o dónde tocarse). Quiero saber cómo cogen los que llevan 30 años casados, y no solo los que se conocieron minutos antes.

Quiero que veamos el sexo como una manifestación de amor. Sí: cercana a mis treinta me volví romántica. Pero no me malinterpreten: no hablo de amor idílico, sino de amor propio. Cojo porque me doy placer. Cojo porque durante mis 20 aprendí a apropiarme de mi cuerpo e irme a la cama con quien yo quisiera. Y ahora también cojo porque me enamoré del tipo que me acaricia las nalgas para dormir.

Sobre el sexo podemos seguir hablando por años porque aún hay dudas, y lo más grave: aún existen las mismas dudas de hace décadas. Pero hablemos desde la sinceridad, desde lo real, desde donde somos vulnerables y también desde el humor, porque en las relaciones interpersonales la risa es una especie de orgasmo.

Pareja
FOTO: Shutterstock.com ampliar

PUBLICADO: 23 de Marzo, 2015 AUTOR:

Cosas ricas (un blog que no es de gastronomía)

Por Mónica Morales

Pensamientos e ideas, realidades y prejuicios: nos guste o no, esto es lo que hay. Divirtámonos, critiquemos, odiemos y amémos las mil y un cosas que nos suceden a diario. Tratemos de cambiar las que más nos interesen y las que no, aceptémolas con elegancia. Al fin y al cabo, es lo que hay.