• Conversemos

  •  

Así se chupa a una chica

Es mala educación cuando a uno lo invitan a una casa y no se lo come todo. Mínimo hay que probar. Siempre he tenido problema con la gente que desperdicia comida.

Costa Rica es un país rico en gastronomía. Si estamos rodeados de dos océanos, ¿cómo hay gente que desaprovecha los mariscos frescos?; si tenemos el mejor ganado de altura, ¿cómo hay personas que notoman leche? (dele click al enlace o no van a entender el chiste). 

El problema es que estamos mal educados. Todas sabemos cómo se come un popi y por más dieta, si vemos uno mal puesto, le damos aunque sea una chupadita. Sin embargo, no todos saben cómo se come una chuchecay peor aún, hay a quienes solo la idea les espanta.

Manual para darle un buen sexo oral a una chica
FOTO: Mónica Morales M. ampliar

Bueno, hay que dejarse de pendejadas y probar. Si no sabe cómo se come, se pregunta y si no tiene a quien preguntar, siga leyendo. La chucheca se come en su propio caldo, con la lengua se separa la carne de la concha, de ser necesario se puede ayudar con los dedos (de preferencia con dos) y luego se disfruta. Tampoco es tan complicado, un poco de sentido común.

Ya sé que habrá más de uno antojado de una mariscada, pero no señores, estoy hablando de sexo oral y mi antojo va por otro lado, por el lado de abajo, específicamente.

A las mujeres nos encanta tener una lengua húmeda entre nuestras piernas. Un placer que no se puede autocomplacer y necesitamos que nos echen una ayuda, pero si usted es de esos que nunca ha probado una chucheca, vamos por partes.

El sexo oral inicia en las orejas. Así es. Con palabras seductoras y besos detrás del lóbulo y sobre cuello. Ahí está la llave que abre las piernas. Luego, se baja despacio, se tantea el terreno, poco a poco. Ayúdese con las manos, abra el camino, quite lo que estorba, deshágase de la ropa. 

Dé besos por la parte interna de los muslos, esta es una zona ultra sensible y hace que la mujer se llene de ansiedad deseando que usted meta su cara entre sus labios vaginales ya, ¡pero ya!

Acérquese a la zona íntima, aprecie lo que se va a comer, todo entra por la vista y la vagina es un área misteriosa... admírela. Ponga sus labios sobre los labios y vaya recorriendo el camino con la lengua. Cuidado con el clítoris (una pequeña montañita en la parte externa) porque es muy sensible, empiece a lamer con suavidad y un ritmo constante, luego vaya aumentando, poco a poco, pase de suave a medio, de medio a duro, y más duro y duro, duro, duro, ¡duro!... 

¿En qué estábamos? Ah sí, ahora los dedos. Una buena mamada es juguetona. Hay que meter mano, quiero decir, meter dedos. Uno es demasiado delgado, dos son perfectos, tres son demasiados. Esté atento: la combinación lengua - dedos puede terminar en orgasmo. Cuando ese momento llegue, vuelva a los labios, ¡a los de arriba, chapa, los de la boca! Dele un beso a esa chica y déjala descansar un rato. Ella seguramente se va a envolver en sus brazos para luego devolverle el favor porque de todas formas,a las mujeres nos gustan los popis.

PUBLICADO: 03 de Octubre, 2014 AUTOR:

Cosas ricas (un blog que no es de gastronomía)

Por Mónica Morales

Pensamientos e ideas, realidades y prejuicios: nos guste o no, esto es lo que hay. Divirtámonos, critiquemos, odiemos y amémos las mil y un cosas que nos suceden a diario. Tratemos de cambiar las que más nos interesen y las que no, aceptémolas con elegancia. Al fin y al cabo, es lo que hay.