La caballerosidad es machista.

A ver, antes de que los hombres "caballerosos" que le abren la puerta a la muchacha guapa por ser mujer salten, me voy a explicar.

Creer que el hombre debe ser cortés con las mujeres solo por ser hombre es machista. No es lo mismo que ser cortés con alguien abriéndole la puerta o ayudándole a cargar las cosas, independientemente de si es hombre o mujer, porque esa persona requiere de ayuda en un momento determinado.

Nos escandaliza pensar que la caballerosidad -que tan instalada tenemos en nuestras mentes tanto hombres como mujeres porque así nos lo enseñan por generaciones- puede ser un acto machista. Quizá sin la intención de serlo.

Entonces, esa costumbre de cederle el asiento, abrirle la puerta o pagarle la cuenta a las mujeres, ¿está basada en cortesía o tiene trasfondo machista?

Les pongo ejemplos de la vida cotidiana:

Ser cortés es darle campo en el bus a alguien que va con muchas bolsas o que tiene alguna dificultad para mantenerse de pie. Ser machista es darle campo en el bus a alguien porque ES MUJER.

Eso se acostumbra porque nos enseñaron que las mujeres somos el sexo débil. Una mujer es tan frágil y delicada que no debería mantenerse de pie en un bus porque no lo puede aguantar. Un hombre es fuerte, es macho, aguanta y por ello debe ceder su campo.

El caballero actúa basado en el género de la otra persona: "si es mujer le ayudo, si es hombre no porque no soy ningún homosexual".

Es extraño pensar que esta sociedad patriarcal nos dice que si un hombre le abre la puerta a una mujer es un verdadero caballero, pero si le abre la puerta a otro hombre, ponen en duda su masculinidad y de inmediato asumen que es gay. Lo de siempre: femenino igual a débil y masculino igual a fuerte.

Algo relacionado pero totalmente distinto es el típico "caballero" que le da campo en el bus a la muchacha guapa para que piense que es un tipazo y quizá, hasta le dé su número en agradecimiento.

Ese mismo tipo vuelve a ver por la ventana como si con él no fuera la cosa cuando hay un señor o señora que necesita sentarse por su edad, alguna enfermedad o cualquier otra razón. Esos "caballeros" lo que dan es pena.

Muchos hombres hacen estas cosas porque les enseñaron que tienen que ser caballeros, porque deben cumplir su labor de machos así... Y eso es machista.

La propia sociedad nos asigna roles: a los niños les enseñamos a abrir la puerta, a jugar con carros, a sacar a bailar a la chica, a pagar la cuenta. A las niñas, les enseñamos a jugar casita y a jugar con muñecas, en términos generalizados. Eso se va configurando y se torna en una subordinación de la mujer que vemos natural: la vemos como la débil, la que necesita protección y ayuda y dejamos de verla como un sujeto de derecho.

— Alejandro Vargas A. (@avargas10785) September 3, 2017Este pequeño acto, de ceder el asiento a una mujer, tiene trasfondo machista pues da a entender que el hombre, en su caballerosidad, tiene la idea de que la mujer (solo por haber nacido con ese género) es inferior, es más débil y está en desventaja y de ahí deriva su necesidad de protegerla.

PUBLICIDAD

En mi opinión, el concepto de "caballerosidad" es una carga para el ideal de masculinidad. También es una trampa que nos tienden las películas de Hollywood y las escenas de amor romántico de las novelas. Pura idealización. Es, hasta cierto punto, una forma solapada de que los hombres se sigan sintiendo superiores a las mujeres.

Las mujeres no necesitamos la caballerosidad. Podemos abrir puertas, podemos estar de pie en los buses si estamos sanas, podemos pagarnos nuestras propias cosas. Agradecemos los gestos de cortesía, vengan estos de hombres o de mujeres, cuando estos gestos vienen al caso, no cuando los hacen porque somos mujeres.

¿Ustedes qué opinan?

Etiquetado como:
  • caballerosidad
  • machismo
  • fuera de contorno
  • caballerosidad es machista
  • cristina mora jiliuta