• Conversemos

  •  

¿Por qué el 8 de marzo se conmemora el Día de la Mujer?

El Día Internacional de la Mujer no es una celebración. Dejemos eso claro. Es un día conmemorativo.

De hecho, tiene un origen bastante sangriento: la muerte de 146 trabajadoras textiles de la fábrica Triangle Shirtwaist, en Nueva York.

¿Cómo murieron estas trabajadoras? El 25 de marzo de 1911, la fábrica donde se confeccionaban camisas se incendió a las 2 de la madrugada y las mujeres no pudieron escapar pues los propietarios habían bloqueado los accesos para evitar robos en su interior. Estaban encerradas, atrapadas por el fuego.

Tras no encontrar otra vía de escape, muchas saltaron por las ventanas, lo que hizo que la escena fuera aún más macabra. En aquel entonces, ABC describió el ambiente como "pánico horroroso" y detalló que 53 de estas trabajadores murieron tras "estrellarse contra el suelo" y se encontraron cuerpos carbonizados en el interior de la fábrica.

Muchos no saben eso. Por eso es tan chocante que este día se celebre con promociones ginecológicas, cajas de chocolates y flores. Que los comercios se llenen de rosa y que promocionen maquillaje y productos para el cabello. Digo, hay otros días para que se dediquen canciones de Arjona. El 8 de marzo es más que eso.

La mayoría de las víctimas del incendio eran jóvenes inmigrantes de origen judío e italiano. Ellas trabajaban en condiciones precarias en este taller textil y sus derechos laborales, obviamente, eran inexistentes.

Tras la tragedia, las leyes estadounidenses comenzaron a sumar mejoras a la seguridad en el trabajo en el sector industrial y el incendio de la fábrica sirvió para despertar la exigencia de derechos para las mujeres trabajadoras en todo el mundo.

Un año antes del incendio, hubo una huelga sin éxito en el sector textil que incluyó la fábrica Triangle. Sus propietarios se rehusaron a conceder lo que las trabajadoras exigían: reconocimiento de sindicatos, mejores salarios y condiciones de trabajo dignas.

Ellas fallecieron cuando pudieron haberse salvado, si es que hubieran sido tratadas de manera igualitaria.

Lo bueno es que, poco después del suceso, se creó el Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras textiles. Además, comenzaron a pulular iniciativas para la proclamación de un día para el reconocimiento de derechos para mujeres trabajadoras.

Fue en 1975 cuando la ONU proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Hoy lo podemos recordar pensando que esas injusticias quedaron atrás, pero lo cierto es que -aún después de tanto tiempo- las mujeres continuamos luchando por nuestros derechos.

Cada 8 de marzo se conmemora (no se celebra) la lucha de las mujeres trabajadoras, las que trabajan día a día por la igualdad con respecto al hombre, tanto en la sociedad como en las condiciones para lograr su desarrollo personal.

No hemos alcanzado la equidad de género. Seguimos ganando menos, seguimos teniendo acceso limitado a los puestos de poder, seguimos muriendo víctimas de violencua de género, nos siguen violando, nos siguen menospreciando.

La igualdad no se alcanzará a menos que hombres y mujeres se comprometan con el progreso en materia de género. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es el momento perfecto para recordar que aún no somos iguales y que los derechos no se nos respetan de la misma forma.

La próxima vez que le desee a alguien un "Feliz día de la mujer", en vez de regalarle algo rosado y fomentar estereotipos, pregúntese si esa mujer tiene las mismas condiciones y oportunidades que un hombre y cuestiónese si hay algo que usted - hombre o mujer- como individuo puede hacer para que así sea.

PUBLICADO: 06 de Marzo, 2017 AUTOR:

Fuera de contorno

Por Cristina Mora Jiliuta

Un blog que se sale de las líneas para opinar sobre género y derechos humanos. En este espacio, las fronteras de lo informativo están desdibujadas y opinamos sin límites y de manera analítica, sobre los derechos de las mujeres y la falta de ellos.  Procuraremos también salir del contorno geográfico y visitar a mujeres que viven en territorios remotos y tengan historias de éxito que deseen compartir.